Redacción Médica
15 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:30

Las farmacias de la región se plantean un nuevo cierre patronal

Boi Ruiz, consejero de Salud, culpa a la administración central de la deuda, ya que el crédito del fondo de liquidez “no ha sido lo suficientemente amplio”

Jueves, 28 de febrero de 2013, a las 13:50

Jordi de Dalmases.

Redacción. Barcelona
El Consejo de Colegios Farmacéuticos de Cataluña ha alertado este jueves del "riesgo de colapso" del sistema sanitario, ante el nuevo impago por parte de la Generalitat de la factura de los medicamentos, el tercero en los últimos dos años, por lo que han anunciado que celebrarán una asamblea con los 3.100 titulares de boticas, el próximo martes en el marco de la celebración del congreso Infarma, para decidir nuevas medidas de protesta, entre las que podrían estar un nuevo cierre patronal como el de octubre del año pasado, algo que De Dalmases ha considerado muy posible, o reclamaciones judiciales por los impagos.

En todo caso, el presidente ha descartado medidas de fuerza que afecten a los ciudadanos, y ha circunscrito eventuales desabastecimientos de medicinas a los impagos, no a su voluntad, porque para muchas boticas el retraso en el pago a los proveedores ya no es una solución.

En una rueda de prensa conjunta de los cuatro presidentes de los colegios catalanes, los farmacéuticos han explicado que el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) les ha asegurado que, en el mejor de los casos, cobrarán a lo largo de este año unos 120 días después de dispensar un fármaco, cuando el concierto firmado especifica que debe ser a 35. El nuevo impago hace que las farmacias acumulen una deuda total de 302 millones de euros, aunque el presidente del Consejo, Jordi de Dalmases, ha descartado que los 9.073 millones de euros solicitados por la Generalitat al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) vayan a revertir esta situación, en un contexto en el que los bancos les han asegurado que no van a aportar más financiación.

De Dalmases ha puesto cifras sobre la mesa que alertan sobre la situación del sector: 14 farmacias han decretado su cierre temporal para no generar más deuda (lo pueden mantener durante dos años antes del cierre definitivo), otras dos están en subasta, y hasta un centenar podrían estar en alguna fase del concurso de acreedores , por lo que ha señalado que está en peligro el suministro de medicamentos a la población.

El Gobierno catalán "está cargando su insuficiencia presupuestaria en todos los actores privados" del sistema catalán de salud, un modelo que se basa en un alto nivel de concertación de servicios, por lo que los farmacéuticos han avanzado que buscarán un posicionamiento conjunto con el resto de afectados para constituir una plataforma común que permita cambiar la manera de proceder.
 

Boi Ruiz.

Responsabilidades

Sobre la causa de estos impagos, el consejero de Salud de la Generalitat, Boi Ruiz, insiste en que la factura correspondiente a noviembre (la última impagada) no depende de la caja catalana, sino de la del Estado, ya que el crédito del fondo de liquidez no ha sido "lo suficientemente amplio". Asimismo, asegura: "Estamos haciendo todos los esfuerzos para que cobren las farmacias y otros proveedores lo antes posible", afirma.

Asimismo, Ruiz defiende "el trabajo extraordinario" de las boticas, que aguantan detrás de un mostrador las presiones de los ciudadanos, por lo que la consejería de Economía está trabajando para poder efectuar el pago lo antes posible.