19 nov 2018 | Actualizado: 21:40

La Unidad de Tomoterapia del Hospital de Ciudad Real ha atendido a 118 pacientes desde octubre de 2014

Los tratamientos se han centrado, principalmente, en tumores situados en la cabeza, el cuello y la próstata

Lunes, 09 de marzo de 2015, a las 15:53
Redacción. Ciudad Real
La presidenta María Dolores de Cospedal, ha visitado la Unidad de Tomoterapita, que integra un acelerador lineal de electrones, y que se encuentra ubicado en el búnker de aislamiento del Servicio de Oncología Radioterápica del Hospital General Universitario de Ciudad Real.

Cospedal, acompañada por Echániz, durante su visita.

Con este equipo, el Hospital General Universitario de Ciudad Real se convierte en el quinto a nivel nacional en disponer de esta tecnología. Los otros centros que cuentan con esta tecnología son el Instituto Madrileño de Oncología, el Onkologikoa Instituto Oncológico Kutxa de San Sebastián, el Hospital Universitario Puerta de Hierro-Majadahonda, en Madrid; y el Hospital Universitario de Salamanca.

Con un presupuesto total de dos millones de euros, el acelerador de Ciudad Real comenzó a funcionar en octubre de 2014, desde entonces reciben tratamiento 21 pacientes en horario de mañana y 12 en turno de tarde, desde las 9.00 a las 22.00 horas de forma ininterrumpida. Hasta la fecha se han beneficiado del nuevo equipo 118 pacientes. Los tratamientos se han centrado, principalmente, en tumores situados en la cabeza, el cuello y la próstata. Si bien actualmente se tratan también tumores localizados en el pulmón y en las vértebras.

También se realizan pruebas de radioterapia estereotáxica, una técnica de irradiación que consiste en administrar una dosis eficaz de radiación sobre un volumen bien definido y con gran precisión. Durante el transcurso de su visita, Cospedal ha estado acompañada por la jefa de Servicio de esta especialidad, Rosa Morera, quien ha explicado a la presidenta esta novedosa técnica de radioterapia guiada por imagen, que permite ajustar la radiación a la forma del tumor, gracias a la combinación, en un mismo equipo, de un sistema de obtención de imagen por Tomografía Axial Computerizada (TAC) y un acelerador lineal que gira de forma helicoidal alrededor del paciente.

Esta tecnología posibilita ajustar la dosis de radiación y minimizar la toxicidad sobre los órganos próximos al tumor, lo que hace que la tomoterapia sea uno de los referentes de calidad en la lucha contra el cáncer. Este equipo permite realizar tratamientos de precisión en los casos de localizaciones con órganos de riesgo en posiciones cercanas, como son los tumores de cabeza, cuello y próstata. También permite tratar volúmenes extensos, como el caso de tumores cráneo-espinales pediátricos, y volúmenes especialmente pequeños e irregulares.