Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:30
Martes, 10 de diciembre de 2013, a las 10:40

1. El RD de gestión clínica tensa a las comunidades autónomas

-Francisco Miralles: La gestión clínica es la implicación del profesional en el proceso asistencial, con responsabilidad de todo tipo, incluso económica. Es una apuesta de los profesionales, que hemos planteado a la Administración, ofreciendo nuestro conocimiento para liderar el proceso asistencial. Hemos ofrecido al Ministerio trabajar en este sentido, aunque las competencias estén transferidas a las comunidades. Algunas ya han puesto en marcha iniciativas en este sentido, pero no estamos de acuerdo en que se haya hecho sin consensuar. Queremos un modelo lo más uniforme, equitativo y representativo posible.

Caridad García, Francisco Miralles y Enrique Lázaro han participado en la Tertulia.

-Caridad García: En los últimos tiempos están surgiendo problemas con el desarrollo de reales decretos que influyen sobre la acción de las comunidades, las cuales no intervienen en su elaboración. Es necesario el máximo consenso posible. Todas las regiones y sus profesionales quieren buscar soluciones antes de sufrir nuevos recortes o procesos privatizadores. Estoy de acuerdo en que se debe gestionar con la participación directa de los profesionales, pero no parece fácil hoy llegar a acuerdos para mejorar el sistema sanitario.

-Enrique Lázaro: El estudiante tiene un conocimiento muy limitado sobre gestión, sería bueno que se ampliara. Sí hemos visto los recortes producidos los últimos años, pero son los profesionales los que saben dónde se debe recortar. Aunque esto es un arma de doble filo, porque está bien que el sanitario tenga libertad para organizar su trabajo, pero se pueden generar disparidades entre servicios y entre comunidades autónomas. Lo que está claro es que hay que tomar medidas para hacer más sostenible el SNS, pero con consenso.

2. CESM teme que el superávit médico obligue a jubilaciones a la fuerza

-Enrique Lázaro: Desde 2008 hasta hoy se han abierto 12 nuevas facultades de Medicina, y el númerus clausus ha pasado de 4.500 a 7.000. Estos ratios han sido más acusados en las privadas. El CEEM ha criticado que estas aperturas se han hecho sin un estudio demográfico previo. Y se quieren abrir otras 7-8 facultades más. Salen 7.000 estudiantes y se convocan 6.000 plazas. Con la formación recibida en la facultad no se puede ejercer, falta la última etapa formativa. Se está malgastando dinero público.

-Francisco Miralles: En recursos humanos en sanidad siempre vamos con diez años de decalaje en la planificación. Es tercermundista que en este país, con los mejores médicos, no tengamos todavía un registro de profesionales: cuántos, qué formación, qué especialidades... En tiempos de bonanza económica había 28 facultades y 4.000 alumnos por año. Ahora, en plena crisis y con menos población, 40 facultades y 7.000 alumnos. Estamos formando médicos para el resto del mundo.

-Caridad García: Hay que hablar de planificación; de lo contrario, los resultados pueden ser muy negativos, como en este caso. Y no estamos hablando solo del futuro de los estudiantes de Medicina, hablamos del futuro de nuestro país. ¿Qué pueden hacer laboralmente si no completan su formación? La planificación tiene mucha importancia, como se ha visto en Madrid, donde se han construido hospitales y se han generado recursos que no eran necesarios.

3. 50 médicos de familia en Galicia, bajo sospecha por prescribir demasiado

-Caridad García: Siempre se habla del excesivo gasto farmacéutico, es lo que más peso tiene en los presupuestos sanitarios regionales. Pero no se habla desde la perspectiva del consumo de medicamentos, y la población de pacientes crónicos va en aumento. A veces es cierto que se receta sin control, se almacenan fármacos que no se consumen. Es necesario prescribir en función de las necesidades, no por adelantado. Hay que racionalizar, y controlar el gasto, pero sin limitar la libertad prescriptora del médico.

-Enrique Lázaro: Es difícil conjugar la libertad de prescripción con los criterios económicos, pero es posible, y la clave es la calidad asistencial sustentada en la medicina basada en la evidencia. El médico debe ser libre al prescribir, pero también es el primero que debe autocontrolarse. Y es preciso utilizar la prescripción por principio activo, algo en lo que todavía algunos no creen. Esto permitirá una buena calidad en la asistencia y controlar el gasto farmacéutico.

-Francisco Miralles: En el caso de los médicos gallegos habría que conocer cuántas tarjetas sanitarias tienen, cuántos pacientes crónicos entre ellas... Los datos presentados fríamente no son significativos. Más que controlar, hay que adecuar el gasto farmacéutico al diagnóstico del paciente y a los resultados en salud que queremos obtener. No se puede poner en riesgo la salud de nadie por razones económicas. A veces los inspectores de las campañas de control de gasto de las comunidades parecen inquisidores detrás de los médicos.