Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 16:40

La tarjeta sanitaria del SNS normalizará la información y evitará duplicidades

Mercedes Alfaro reconoce la dificultad de recopilar los datos referentes a listas de espera

Jueves, 28 de noviembre de 2013, a las 17:32
Cristina Mouriño / Imagen: Pablo Eguizábal. Madrid
Los sistemas de información sanitaria han centrado otra de las sesiones celebradas durante el Encuentro de Parlamentarios de Sanidad de Madrid, organizado por Sanitaria 2000 con la colaboración de Novartis. La subdirectora general de Sistemas de Información e Innovación del Ministerio de Sanidad, Mercedes Alfaro, ha reconocido que la diferencia entre las necesidades de las comunidades autónomas y las del ministerio pueden dificultar, en ocasiones, compartir la información y normalizarla.

Mercedes Alfaro

Alfaro ha destacado que “la información sanitaria nos tiene que permitir medir los valores fundamentales del SNS. Tenemos que conseguir tener una serie de indicadores para ello. El sistema de información tiene que ofrecer datos útiles y palpables y para ello es imprescindible que autonomías y ministerio compartan datos y tengan objetivos comunes”. La subdirectora general de Información e Innovación ha puesto como ejemplo la Tarjeta Sanitaria del Sistema Nacional de Salud (SNS) que “permitirá la identificación de los pacientes en cualquier punto de nuestro país”.

En este sentido ha recordado que “desde 2002 se viene trabajando en la tarjeta sanitaria interoperable, para que las comunidades autónomas trabajen en una única base de datos, con información normalizada”. “El núcleo fundamental, ha explicado, es esa base de datos gestionada por las comunidades autónomas”. “Esto, ha apuntado evitará duplicidades y permitirá conocer los movimientos de los ciudadanos ya que se les identifica por un único código”.

“En las autonomías estos códigos están asociados a la información clínica y ésta es la base de la interoperabilidad de la historia clínica en el SNS”, ha subrayado. Alfaro ha destacado que “ya hay 19,5 millones de personas que tienen su información disponible para que pueda ser consultada fuera de su comunidad autónoma y de ellos, 4 millones son madrileños”, ha explicado.

Por último, ha reconocido la dificultad de recopilar los datos en lo referente a las listas de espera de las comunidades porque “las listas de espera se han convertido en un arma arrojadiza absurda”.