15 nov 2018 | Actualizado: 21:10

La enfermería de Familia exige ocupar las vacantes del concurso de traslados

Estima que 1,3 millones de madrileños cambiarán de profesional tras el proceso

Viernes, 17 de abril de 2015, a las 13:58
Redacción. Madrid
La Sociedad Madrileña de Enfermería Familiar y Comunitaria (Semap) alerta “del impacto que supone para toda la Atención Primaria el actual concurso de traslados de enfermeras” e insta a la Consejería y a los sindicatos participantes en la mesa sectorial que “lleguen a un acuerdo para que las plazas de enfermería que queden vacantes tras el concurso de traslados sean ocupadas por enfermeras  que acrediten competencias en Enfermería Familiar y Comunitaria”.

Carmen Solano, presidenta de la Semap.

Según explica, “el número de plazas de enfermería de Atención Primaria afectadas por este concurso de traslados se corresponde con el 21 por ciento del total de las plazas de los centros de salud de nuestra comunidad”. “Esto supone que”, continua, “aproximadamente 1.300.000 ciudadanos de la Comunidad de Madrid van a cambiar de enfermera en los próximos días”.

“Dadas las características de este traslado, en el que el único mérito que se considera es la antigüedad, la mayoría de las enfermeras que van a ocupar estas plazas provienen del ámbito hospitalario y, por tanto, desconocen las características del ámbito familiar y comunitario y precisarán de un lógico periodo de formación de duración indeterminada”, afirma la Semap.

A juicio de la sociedad científica, “es una oportunidad para cualquier sistema sanitario disponer de profesionales especializados, como garantía de la mejor prestación de la atención a la población”. Asimismo, la Semap considera que “la actual estrategia de atención a las personas con enfermedad crónica de la Comunidad de Madrid precisa para su desarrollo disponer en Atención Primaria de enfermeras que tengan las competencias de la Enfermería Familiar y Comunitaria”.

Por ello, la Semap exige que “se organice un procedimiento de ocupación de las plazas vacantes tras los traslados en el que prime la experiencia y formación en AP y minimice el impacto que produce en la calidad de los servicios que recibe el ciudadano el que se trasladen enfermeras sin experiencia en el ámbito comunitario”.