15 nov 2018 | Actualizado: 13:35

La sanidad reduce su clase baja salarial

El ámbito científico pierde poder adquisitivo en los sueldos más altos y los bajos crecen

Viernes, 15 de noviembre de 2013, a las 14:24

Redacción. Madrid
El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha publicado este viernes el informe ‘Decil de salarios del empleo principal’ a partir de una encuesta de población activa con datos de 2012. Analizando las ramas de actividad, sanidad y servicios sociales continúan en la mitad de la tabla como en 2011, y aunque pierden casi un punto porcentual en un año (de 15 por ciento a 14,4 por ciento de asalariados) entre los profesionales con remuneraciones más elevadas, se mantiene el porcentaje total de los que cobran más de 2.095 euros mensuales.

Fuente: Instituto Nacional de Estadística. Informe 'Decil de salarios de empleo principal. EPA 2012'.

Los ámbitos sanitario y social se encuentran en el ‘decil 10’, es decir, entre las actividades con salarios más elevados. Siendo las mejor remuneradas las referidas a ‘actividades financieras y seguros’ (las nóminas de un 71,4 por ciento de trabajadores han sido superiores a los 2.095 euros mensuales en 2012) y las peor las de ‘empleadores de personal doméstico (7 de cada 10 han cobrado menos de 1.216,1 euros), el 36,6 por ciento de los profesionales de los dos ámbitos citados han cobrado el pasado año más de 2.095 euros, o lo que es lo mismo, 3 de cada 10 trabajadores han percibido esa cantidad mínima (porcentaje idéntico al de 2011).

La situación es diferente (y más optimista) en el análisis de los trabajadores que perciben menos de 1.216,1 euros mensuales. Si en 2011 en las actividades sanitarias y de servicios sociales un 27,4 por ciento cobraban dicha cantidad o inferior, un año más tarde, ha bajado a un 23,8 por ciento.

Índices un poco mayores son los referidos a los técnicos y profesionales científicos e intelectuales. Baja levemente el número de profesionales que cobran más de 2.095 euros (de 72,5 por ciento e 2011 a 71,6 por ciento en 2012) y tampoco se recuperan las cifras de los peor remunerados, que suponían un 8,8 por ciento de trabajadores en 2011 y aumentan un punto (9,8 por ciento) un año más tarde.