La privada, lanzada hacia la concentración

El sector busca sinergias para ganar en eficacia y eficiencia

dom 07 diciembre 2014. 21.09H
Enrique Pita. Madrid
Idcsalud se ha lanzado a una carrera de adquisiciones que está poniendo en guardia al sector, que sigue con atención todos los movimientos de la compañía que preside Víctor Madera. A la integración del Grupo Hospitalario Quirón, que tal y como recientemente explicaban a Redacción Médica fuentes cercanas a la operación se está desarrollando “de forma tranquila”, se han sumado en las últimas semanas las compras de la Sociedad de Prevención de Fraternidad Muprespa, que ya cuenta con el primer visto bueno de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, y la de Policlínica Gipuzkoa. Además, en el sector circula la certeza de que el grupo, propiedad del fondo de inversión CVC, ha entablado conversaciones con diversas clínicas y hospitales que podrían cristalizar próximamente en nuevas compras.

 María Cordón, consejera delegada de Grupo Hospitalario Quirón, y Víctor Madera, presidente de Idcsalud.

Pero lo cierto es que no son los únicos movimientos que se están produciendo. En los últimos meses se han concretado operaciones de importante calado en distintas comunidades que dan pistas de que el proceso de concentración del sector sanitario privado está desperezándose definitivamente tras vivir décadas atomizado. Como explica el gerente de la Federación Nacional de Clínicas Privadas (FNCP), Carlos Rus, “el sector vive un proceso de concentración lógico que ya se ha producido en otros ámbitos, como el de los seguros de salud”, análisis en el que coincide Juan Abarca Cidón, secretario general del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), que apunta que “es un proceso natural directamente relacionado con el alto grado de competitividad que existe en el sector y que tiende a buscar el máximo nivel de eficiencia”.

Así, uno de los más activos ha sido el grupo HM Hospitales, propiedad de la familia Abarca, que, tras un cuarto de siglo centrado en la Comunidad de Madrid, desembarcaba en marzo de 2014 en Galicia con la adquisición del Grupo Hospitalario Modelo en una operación que rondó los 50 millones de euros. Además, en julio de este año anunciaba la compra de un policlínico no hospitalario en Toledo, el Instituto Médico Integral (IMI), por algo más de 2,5 millones.

Otra compañía que ha movido fichas ha sido el Grupo Vithas, participado por el grupo inversor Goodgrower, propiedad de la familia Gallardo, a su vez propietaria del laboratorio farmacéutico Almirall, y por La Caixa. Así, en los últimos meses ha cerrado operaciones como la compra de Xanit Health por unos 70 millones, lo que ha dejado en sus manos el Xanit Hospital Internacional, o la adquisición del Hospital Internacional Medimar de Alicante. Como ellos, en los últimos años Nisa u Hospiten, entre otros, también han dado diferentes pasos para adquirir nuevos centros.

Juan Abarca Cidón, secretario general del IDIS.

Apuesta de los fondos internacionales o de capital riesgo

Uno de los comentarios generalizados en el sector advierte de que Idcsalud está tomando ventaja. Y es que de su unión con Quirón ha derivado no solo el primer grupo hospitalario privado español en términos de facturación, con más de 1.150 millones según datos de 2012, sino que ha incrementando la brecha que separaba a ambos gigantes del resto. De hecho, con datos de hace dos años, habría que sumar la facturación de los siguientes seis principales grupos que les suceden para alcanzar unas cifras de facturación similares. Y la previsión, visto lo visto, es que la facturación del grupo resultante Idcsalud-Quirón se siga incrementando, no solo por la actividad del macrogrupo, sino también por el volumen de adquisiciones.

Así, en el sector se tiene la certeza de que en los próximos meses se producirán nuevos movimientos, bien por fusiones de grandes grupos o bien por la compra e integración de hospitales y clínicas independientes, de modo que el sector hospitalario español abandone definitivamente la atomización que le ha caracterizado tradicionalmente. En este sentido, Abarca Cidón ha explicado que “la fusión de Idcsalud y Quirón ha marcado un antes y un después en esta carrera por la concentración” en el sector. Aun así, y aunque considera que estos movimientos van a continuar, sí que cree que “es prácticamente imposible que se produzcan otras fusiones del mismo tamaño”.

Ante este escenario, la presencia de distintos fondos internacionales o de capital riesgo en el accionariado de las compañías ‘compradoras’ comienza a ser una constante, por lo que pueden ser considerados como ‘los animadores del mercado’. De hecho, en el nacimiento del macrogrupo Idcsalud-Quirón están implicados dos, CVC como comprador y Doughty Hanson como vendedor (hay que recordar que este fondo fue el que hace unos años unió Quirón y USP Hospitales, entonces otro de los grandes grupos del sector). Pero no son los únicos. En el accionariado de Hospital de Llevant, la iniciativa puesta en marcha por el ex presidente de la Federación Nacional de Clínicas Privadas, Gabriel Uguet, destaca la presencia de Proa Capital, que mantiene inversiones en otras empresas del sector salud como Clínica Eugin o Ambuibérica.

También hay que destacar la venta del 50 por ciento del grupo Ribera Salud, que en 2014 ha pasado de manos de Bankia a las de Centene Corporation, compañía norteamericana especializada en la prestación de asistencia sanitaria,; la presencia del grupo puertorriqueño HIMA San Pablo en el malogrado proceso de externalización de la gestión de seis hospitales públicos madrileños que hubiera supuesto su desembarco en el mercado español, o el caso de Sanitas, propietaria de varios hospitales y que forma parte de un grupo internacional, Bupa.

“La entrada de grandes grupos internacionales y fondos de inversión permiten que se produzcan operaciones como la de Idcsalud y Quirón”, apunta Abarca, que considera que “las políticas de concentración van a continuar” en esta línea, aunque determinadas circunstancias podrían incluso acelerarlas. En este sentido, señala que “en un hipotético escenario futuro sin el modelo Muface es probable que tuvieran que cerrar más de 100 hospitales y esto probablemente provocaría en masa que muchos hospitales se vieran abocados a transformarse o a concentrarse”.

En todo caso, estos movimientos están generando problemas a los centros privados más pequeños, independientes y, con frecuencia, de carácter más familiar, que en algunos casos podrían enfrentarse a la necesidad de vender ante la fagocitación de su actividad por parte de los grandes grupos, con los que difícilmente podrán competir en fuerza tractora de pacientes y en dotaciones, pero, como apuntan desde el sector, también cabe la posibilidad de que apuesten por la superespecialización en algunos servicios, convirtiéndose en centros de referencia, o que florezcan cooperativas que unan a estos centros y les permitan hacer frente a los grandes grupos y negociar con las aseguradoras en mejores condiciones.

ENLACES RELACIONADOS:


Ruber busca novio entre los grandes del sector (05/12/14)

Idcsalud busca un nuevo golpe de efecto (04/12/14)

La estadounidense Centene Corporation hace efectiva la compra de Ribera Salud (19/07/14)

Sanitas compra el Virgen del Mar de Madrid (18/07/14)

Vithas compra el grupo Xanit por 24,1 millones (10/07/14)

HM Hospitales adquiere el Grupo Hospitalario Modelo (13/03/14)