16 nov 2018 | Actualizado: 14:50

La primera criobiopsia pulmonar de la región, realizada en el hospital de Cáceres

Esta técnica mejora el rendimiento diagnóstico en los pacientes

Jueves, 12 de noviembre de 2015, a las 15:38
Redacción. Mérida
La Unidad de Broncoscopia del Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres ha realizado la  primera criobiopsia de Extremadura para el diagnóstico de un paciente con una enfermedad pulmonar intersticial, lo que permite obtener una muestra más grande y mejor conservada para obtener un diagnóstico más eficiente.

La técnica ha sido realizada por Rocío Gallego, del Servicio de Neumología que dirige Fernando Masa, según ha informado la Junta de Extremadura en nota de prensa.

Esto supone una “nueva era” en el diagnóstico de una patología “tan heterogénea y difícil” de diagnosticar, que puede llegar a presentar incluso mayor mortalidad que cualquier cáncer (salvo los de pulmón y páncreas), como es la fibrosis pulmonar, para la cual actualmente se dispone de fármacos que han demostrado disminuir la mortalidad si se inicia en estadios precoces.

Las enfermedades pulmonares difusas constituyen un grupo heterogéneo de patologías con diferentes implicaciones pronósticas y terapéuticas, lo que hace necesario un diagnóstico histológico específico en la mayor parte de los casos, ha expuesto la administración autonómica.

La criobiopsia es una técnica empleada para la exéresis (extracción) de tumores endobronquiales y permite la obtención de muestras de mayor tamaño y con una histología mejor preservada, lo que contribuye a incrementar el rendimiento diagnóstico en los pacientes con sospecha de enfermedad pulmonar intersticial difusa.

Esta técnica, tal y como ha apuntado la Junta, no está exenta de complicaciones siendo el más frecuente el sangrado activo pulmonar. Por dicho motivo, durante la realización de la técnica, se debe disponer de un balón de ACP que se infle en el bronquio seleccionado tras la retirada de la sonda, manteniéndolo inflado con una atmósfera durante tres minutos, para conseguir hemostasia.

Hasta ahora, el procedimiento más frecuente era una biopsia pulmonar transbronquial (BPTB), mediante broncoscopia, para la obtención de parénquima pulmonar, pero presenta el inconveniente de un rendimiento diagnóstico variable (35-60 por ciento), y los potenciales efectos secundarios como sangrado pulmonar grave (1-5 por ciento) y neumotórax en un 5-10 por ciento de los casos.

Además, el análisis histológico de las muestras obtenidas mediante BPTB no permite, en muchas ocasiones, un diagnóstico definitivo siendo necesarios procedimientos quirúrgicos más cruentos y costosos para alcanzar el diagnóstico.