Redacción Médica
23 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 16:10

La historia clínica electrónica alcanza los dos millones de consultas al año

También permite que los servicios de urgencias hospitalarias tengan acceso al historial electrónico de atención primaria

Lunes, 28 de marzo de 2016, a las 18:49
Redacción. Oviedo
La Consejería de Sanidad ha desarrollado una historia clínica electrónica integrada e interoperable desde todos los dispositivos asistenciales de atención primaria y de la red hospitalaria, que ha alcanzado ya los dos millones de consultas anuales y que "permite ofrecer a los pacientes una atención de mayor calidad, más segura y eficiente".

Saavedra explicando los resultados en rueda de prensa.

La directora general de Planificación Sanitaria, Concepción Saavedra, ha presentado este lunes los últimos resultados de la aplicación de la Estrategia para el Desarrollo del Sistema de Información Sanitaria (Edesis), cuya primera fase culminó con su implantación en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) y que en estos momentos se prepara para acometer nuevos retos como la telemonitorización en sus domicilios de pacientes crónicos y otros proyectos de telemedicina, según informa el Principado en una nota de prensa.

Según Saavedra, "el desarrollo de esta estrategia aporta seguridad, inmediatez y  eficiencia a la atención sanitaria y facilita el trabajo de los profesionales sanitarios del Principado". El despliegue de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en la sanidad  hace posible que todos los pacientes cuenten con una historia electrónica, cuya información se puede consultar en cualquier momento y desde cualquier centro sanitario.

Además, permite realizar un seguimiento sobre el motivo por el se consulta y quién accede a ella, "lo que facilita que profesionales con más experiencia o determinados especialistas puedan informar a distancia sobre el estado de salud de una persona", según ha explicado Saavedra.

Este despliegue de las TIC hace posible, por ejemplo, que un enfermo realice una prueba en su centro de primaria y que este sea informado por el especialista en el hospital, con el consiguiente ahorro de tiempo y dinero para el sistema y para el usuario.

También permite que los servicios de urgencias hospitalarias tengan acceso al historial electrónico de atención primaria de una persona que precisa ser atendida en su servicio, incluidas las últimas pruebas de imagen o los resultados de las analíticas que se le hayan realizado. Y al contrario, posibilita que el médico de primaria tenga conocimiento al instante de un problema de salud de su paciente que se ha resuelto en un hospital durante el fin de semana.