16 nov 2018 | Actualizado: 00:00
Viernes, 31 de octubre de 2014, a las 15:12
Enrique Pita / Imagen: Miguel Fernández de Vega. Madrid
El I Foro Internacional de Economía y Salud en España organizado por la Fundación Economía y Salud (FES) ha celebrado su segunda jornada con una decena de mesas de trabajo en las que se han analizado distintas propuestas y medidas para mejorar el Sistema Nacional de Salud, tanto desde el punto de vista de la atención sanitaria como en el eje esencialmente económico, con la sostenibilidad y la eficiencia como objetivos prioritarios.

Alberto Giménez, presidente de la Fundación Economía y Salud (izq.), y José Luis Moreno, director general de Economía y Política Financiera de la Comunidad de Madrid.



De izquierda a derecha: Carlos Alberto Arenas, vocal de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Directivos de la Salud (Sedisa); Emilio Herrera Molina, presidente de la Fundación NewHealth, y Baltasar Lobato, managing director de Accenture para el sector sanitario en España.


De entre todas las propuestas, se ha seleccionado un centenar que se incluirán en un documento de trabajo que será presentado a las distintas administraciones. Así, a partir de ahora se abre un proceso en el que estas propuestas serán abordadas de forma individual para desarrollarlas en toda su extensión y concretar en profundidad su alcance y las fórmulas de aplicación que se consideren más adecuadas. Según han explicado a Redacción Médica fuentes de la organización, la mayor parte de estas propuestas serían aplicables en el corto y medio plazo por los distintos sistemas sanitarios autonómicos.

Así, se han puesto sobre la mesa medidas como el fomento de la compra pública de tecnología innovadora; un modelo de financiación capitativo; la medición de los resultados en salud; el fomento de la gestión clínica y de la implicación de los profesionales o la adopción de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, entre otras.

Por otra parte, la coordinación entre sanidad y servicios sociales también se atisba como una de las necesidades básicas de un sistema que debe adaptarse a las necesidades de los pacientes, cada vez más afectados por enfermedades crónicas. También la empoderación de los pacientes, la profesionalización de los directivos, o la despolitización de la gestión han sido abordadas por los especialistas.
 
ENLACES RELACIONADOS:

La integración de los servicios sanitarios y sociales, piedra angular del futuro del sistema (30/10/14)

Llombart: “No podemos seguir jugando con la cohesión territorial del sistema sanitario” (30/10/14)