15 nov 2018 | Actualizado: 21:10

Un pacto en innovación para evitar desigualdades

El modelo debe girar en torno a la participación activa de pacientes y profesionales

Sábado, 21 de febrero de 2015, a las 16:18
Cristina Mouriño / Imagen: Cristina Cebrián. Córdoba
La necesidad de un pacto nacional en la financiación de la innovación tecnológica y farmacológica para evitar las desigualdades en el acceso, junto a una participación más activa de pacientes y profesionales en la toma de decisiones son las conclusiones que se han expuesto durante la tertulia ‘Crisis y Gestión Sanitaria: nuevos métodos en la dirección de los servicios autonómicos de salud’, celebrada en el IV Encuentro de Altos Cargos de la Administración Sanitaria organizado por Sanitaria 2000 en Córdoba.

De izq. a dcha., Ángel Sanz Barea, gerente del Servicio Aragonés de Salud; Luis Ibáñez, secretario autonómico de Sanidad de la Comunidad Valenciana; José Martínez Olmos, portavoz del PSOE en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados; José Manuel Aranda, gerente del Servicio Andaluz de Salud; y Manuel Ángel Moreno, gerente del Servicio Murciano de Salud.


El portavoz del PSOE en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados y moderador de la tertulia, José Martínez Olmos, ha planteado si es posible una renovación tecnológica por parte de los servicios autonómicos de salud, “un reto permanente para las autonomías”, según ha subrayado. Martínez Olmos ha destacado la necesidad de “reorganizar la organización y la conveniencia de un pacto nacional que garantice un acceso equitativo a la innovación en sanidad”.

José Manuel Aranda, gerente del Servicio Andaluz de Salud (SAS), ha apuntado que “la renovación tecnológica es posible y los profesionales son la clave”.

Según el gerente del SAS, “en tecnología hay que hacer corresponsables a los profesionales y el marco ideal es la gestión clínica”. A su juicio, dentro de este modelo, “se deben orientar los objetivos a los resultados en salud” y “los directivos deben reorientar sus funciones para lograr una mayor interacción con el resto de profesionales dentro de la unidad de gestión clínica”.

En lo relacionado con el acceso a la innovación, Aranda ha subrayado que “no podemos permitir que haya diferencias” y ha defendido la posibilidad de “regular un pacto económico nacional para tener un sistema equitativo”. En cuanto al papel del paciente, “Andalucía está apostando por incluirlos, al igual que los profesionales, dentro de la estrategia de gestión clínica, donde desempeñen un papel activo”.

José Manuel Aranda, Manuel Ángel Moreno, Luis Ibáñez y Ángel Sanz Barea.


El secretario autonómico de Sanidad de la Comunidad Valenciana, Luis Ibáñez, ha señalado que “la renovación tecnológica no es un desafío, es una renovación necesaria que requiere la implicación valiente y decidida de la Administración”. Asimismo, ha destacado “el papel fundamental que juega la motivación del profesional en todas sus categorías” y ha manifestado que “es el profesional quien tiene que marcar la hoja de ruta en el acceso a las innovaciones”. En relación a la participación del paciente, el secretario autonómico valenciano ha indicado que “la presencia del paciente es un nuevo estilo en el trabajo de los profesionales”.

Para el gerente del Servicio Murciano de Salud (SMS), Manuel Ángel Moreno, “la innovación tiene que estar auspiciada por los profesionales y ha destacado la puesta en marcha de los hospitales de Cartagena y Los Arcos a través de la fórmula de diálogo competitivo que “permitirá que tengamos, durante 15 años, una tecnología de alta gama”.

En su opinión, introducir una norma para regular la gestión clínica “no es lo más adecuado” sino que ésta tiene que partir de los profesionales. Moreno ha defendido que “gerentes, directivos y Administración de las diferentes comunidades deben ponerse de acuerdo en aspectos fundamentales como cartera de servicios y remuneración de los profesionales para evitar desigualdades”. “En cuanto al paciente, éste debe ser activo y estar informado”, ha apuntado.

Por último, el responsable del Servicio de Salud de Aragón (Salud), Ángel Sanz Barea, ha reconocido que “pese a las limitaciones presupuestarias, Aragón avanza progresivamente en la renovación tecnológica”. Sanz ha explicado que “en los servicios asistenciales la tendencia es orientarlos hacia la autonomía de los servicios y la coordinación de niveles para romper el excesivo fraccionamiento de la sanidad española”. El papel del paciente “está cambiando” a juicio del gerente del Salud que ha concluido que “ahora nos pide las mismas facilidades que ya usa en otros servicios no médicos”.