Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

La estabilidad social, fundamental para la recuperación de pacientes con esquizofrenia

Los tratamientos funcionan, por lo que estas personas pueden llevar una vida normal

Martes, 07 de octubre de 2014, a las 13:56
Hiedra García Sampedro. Madrid
Profesionales y asociaciones de pacientes recalcan la necesidad de dar oportunidades de integración laboral y social a personas con esquizofrenia para mejorar el pronóstico de su enfermedad y evitar su deterioro. Por esta razón, con el patrocinio de Janssen, se ha creado la iniciativa #di_capacitados que consta de una serie de video-documentales con testimonios de pacientes que han recuperado una vida normal y conviven con la patología.

Sentadas: Ana Cabrera y Marina Díaz. De pie: Ramón Frexes, Maribel Rodríguez y Jerónimo Saiz.

“Este proyecto supone una ayuda complementaria para pacientes y familiares, para que sepan que la enfermedad tiene buen pronóstico”, comenta Jerónimo Saiz, presidente de la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental (Fepsm) y jefe de Servicio del Hospital Ramón y Cajal de Madrid. Saiz recuerda que existen 400.000 pacientes con esquizofrenia en España; sin embargo, diagnosticar la patología no es fácil porque a veces se confunden los síntomas, sobre todo al inicio de la enfermedad, y administrar el tratamiento también es complicado porque el paciente no tiene conciencia de su propia patología y no consiguen la adherencia necesaria.

En una rueda de prensa celebrada en Madrid para presentar el proyecto, los expertos han criticado el estigma “injustificado” que reciben las enfermedades mentales, sobre todo los pacientes con esquizofrenia, que son tachados de agresivos, impredecibles o incurables, por lo que son rechazados al querer integrarse en un círculo social o al mercado laboral. Según Maribel Rodríguez, presidenta de Feafes Empleo, “sólo el 14 por ciento de los pacientes consigue integrarse en el mundo laboral”. Tener un trabajo ayuda a estas personas a crear responsabilidades, a estructurar el tiempo y es una forma de socialización. “Cada vez es más necesario darles oportunidades, y es una labor de todos, porque el estigma está en rechazarles antes de conocer sus capacidades”, señala Rodríguez.

Trailer del documental que se proyectará en los cines.

“El no reconocer la enfermedad por miedo a ser rechazado” es un primer obstáculo para la recuperación, según Ana Cabrera, psicóloga y gerente de Amafe, quien reclama una detección y atención temprana y una lucha social contra el estigma. Por su parte, Marina Díaz Marsá, psiquiatra del Hospital Clínico San Carlos, recuerda que la esquizofrenia es una enfermedad de personas jóvenes, en edad productiva. “Los tratamientos actuales no son agresivos y es difícil que se note quién los está tomando”, asegura Díaz Marsá.

Los tratamientos actuales, fármacos y terapias psicosociales, funcionan y aplacan los síntomas positivos y negativos de la enfermedad; sin embargo, “falta el apoyo laboral, asegurar la integración al trabajo de unas personas que están perfectamente capacitadas como cualquier otra”, subraya Ramón Frexes, director de Relaciones Institucionales de Janssen.