Redacción Médica
18 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 14:10

La cronicidad pide una historia clínica interoperable

La tecnología se presenta como herramienta de ayuda para la integración

Miércoles, 04 de febrero de 2015, a las 23:35
Redacción / Imagen: Miguel Fernández de Vega y Cristina Cebrián
Las enfermedades crónicas consumen el 70 por ciento del gasto sanitario, son el motivo del 80 por ciento de las consultas en Atención Primaria y provocan el 60 por ciento de los ingresos hospitalarios. Representantes de los diferentes ámbitos del sector han abordado esta cuestión en El Debate de Redacción Médica, analizando los cambios que pueden darse en la gestión para alcanzar mayor eficiencia.

Belén Soto, presidenta del sector e-Health de Fenin; Julio Sánchez Fierro, vicepresidente del Consejo Asesor de Sanidad; Ricardo López, director general de Sanitaria 2000; José Luis Llisterri, presidente de Semergen: Carlos Catalán, director médico de Ribera Salud; y Juan Carlos Julián, coordinador general de Alcer.


Julio Sánchez Fierro, vicepresidente del Consejo Asesor de Sanidad: En los últimos tiempos se hablaba de problemas presupuestarios, ya que el debate económico enmascaraba dificultades de fondo que requieren una reforma sanitaria. Se ha pasado de una atención focalizada en los episodios agudos a un cambio de paradigma que se centra en los crónicos.

Julio Sánchez Fierro, vicepresidente del Consejo Asesor de Sanidad.

Este tipo de enfermedades exigen una nueva manera de gestionar los sistemas sanitarios, donde la Atención Primaria tiene un peso específico, no ya como puerta de entrada al propio sistema o al hospital. Por otro lado, los niveles asistenciales demandan conectar con los servicios sociales, ya que las personas mayores necesitan algo más. La cronicidad se ha convertido en el reto, porque no es un problema que afecte solo a la tercera edad.

Belén Soto, presidenta del sector e-Health de la Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin): La industria es receptiva a las nuevas tendencias y se adapta a los cambios de la población y de las enfermedades. Lo que preocupa al sector es la gestión económica, porque la innovación, el desarrollo y las tecnologías son necesarias. Hay muchas empresas que han realizado importantes inversiones en este sentido para poder habilitar otros entornos.

El cambio transformador no solo abarca la tecnología, porque los inversores precisan integrar las redes. En este punto, hay que tratar de acercar la información a la organización y a los procesos. En ningún caso la tecnología es un problema y lo que hay que hacer es habilitarla a los agentes sociosanitarios.

José Luis Llisterri, presidente de Semergen.

José Luis Llisterri, presidente de Semergen: El modelo necesita un cambio de atención de agudos a crónicos, por lo que resulta esencial integrar a todos los agentes. El 80 por ciento de las consultas de Primaria son de pacientes crónicos, pluripatológicos, polimedicados, que demandan asistencia en el domicilio, hospitalización… Dudo que se hagan las cosas bien en todas las comunidades autónomas.

Por eso, no hay que olvidar que la equidad y la igualdad entre las regiones es imprescindible. Por eso, si Atención Primaria es importante para vaciar el hospital de crónicos, el médico debe estar bien formado y tener los medios adecuados. Para ello, es trascendental implantar un plan de formación continuada.

Carlos Catalán, director médico de Ribera Salud: Desde hace 12 años contamos con la experiencia y la coordinación desde el hospital. El modelo asistencial está basado en la salud y tiene mucha relevancia el sistema de información, a través de una gestión clara. Así se crea una cultura que ayuda a que el paciente no sufra por las descoordinaciones.

Juan Carlos Julián, coordinador general de la Federación Nacional de Asociaciones para la Lucha Contra las Enfermedades del Riñón (Alcer): Los avances médicos han ido más rápido que la adaptación del sistema. El cambio que se debe llevar a cabo no debe pasar solo por el ámbito sanitario, sino que hay que otorgar un papel protagonista al terreno sociosanitario. En este momento, hay tecnología más que suficiente y la gran innovación es saber introducirla con acierto y ese es el principal reto. Más allá de esto, los agentes son muy importantes.

Formación e historia clínica

José Luis Llisterri: Hay datos que demuestran que se ha producido una disminución del reingreso hospitalario. Un plan de formación continuada ayudaría a que el profesional detecte los problemas y se haría mejor.

Belén Soto, presidenta del sector e-Health de Fenin.

Belén Soto: No es solo una cuestión de gestión, sino de anticipación, tratando de involucrar al paciente en el autocuidado. Cada vez existe más demanda para acceder a la historia clínica y a su información por parte de los usuarios, pero en este momento no estamos preparados para realizar esa gestión.

Juan Carlos Julián: Se percibe una evolución del paciente crónico, porque ahora se le tiene más en cuenta. En la actualidad, hay fórmulas para mejorar, hay estrategias, pero hace falta ir más allá para que esas iniciativas no se queden solo en papel y se conviertan en una realidad.

Julio Sánchez Fierro: El cambio de cultura todavía no se ha producido. En necesario un cambio de actitud, pero no solo por parte de los pacientes y de los profesionales, sino también de toda la sociedad. De lo que se trata es de invertir en salud, no de gastar. Se ha realizado una inversión notable y lo que hay que lograr es la implicación de los profesionales y tener en cuenta que los gestores tienen responsabilidad. La irrupción de las nuevas tecnologías obliga a replantearse algunos conceptos.

La historia clínica es una fuente de información potentísima y hay que ver muy bien cómo se gestiona, porque no vale simplemente con almacenar datos. La telemedicina no puede ser un mito y no debe servir para aislar al paciente por falta de atención directa, porque es necesario el contacto, la relación médico-paciente. Además, hay que tener en cuenta  que la brecha digital es una realidad y la accesibilidad de muchas personas a las nuevas tecnologías no debe convertirse en una nueva barrera.

Carlos Catalán, director médico de Ribera Salud.

Carlos Catalán: Hay que hacer un esfuerzo para transformar el sistema. La atención al enfermo crónico pone en evidencia que, en ocasiones, son invisibles porque son los casos más complejos. En el momento que se les abandona no les queda más remedio que volver al hospital. Se trata de perder el miedo a lo desconocido porque de esta manera resultará más fácil llegar a la transformación.  

José Luis Llisterri: La continuidad asistencial exige una historia clínica interoperable, porque hay que atender al paciente en el entorno más adecuado. Primaria no está preparada para soportar la avalancha. El conocimiento debe partir desde la universidad. En Cataluña o Euskadi se está trabajando especialmente bien en Enfermería. El futuro pasa por hacer un abordaje común.

Belén Soto: Hay coordinación a nivel de voluntad, pero cada comunidad autónoma lo aborda de manera diferente, no se percibe homogeneidad y no está siendo un tratamiento ni coordinado, ni generalizado.

Juan Carlos Julián: Hay conversaciones muy avanzadas para alcanzar el pacto sociosanitario. Está previsto que se desarrolle y ojalá se culmine. Las escuelas de pacientes serían un acierto seguro. No basta con enseñar al enfermo, sino también a su familia, a su entorno. El ministerio lo ha promovido y ha habido numerosas reuniones de trabajo para potenciarlo. El objetivo no es solo que el sistema sea sostenible, sino que sea mejor.

El presupuesto marca las diferencias

José Luis Llisterri: Hay que redistribuir los recursos y existe un vacío formativo. Es necesario un conocimiento propio, no es solo una cuestión de dinero, sino de capacidad resolutiva.

Belén Soto: El presupuesto es el punto de partida de las diferentes comunidades autónomas. La tecnología es un habilitador, es la que conduce la inversión y la que ayuda a que se compartan los datos.

Carlos Catalán: No es una cuestión de que haya más camas en los hospitales, sino de ordenar los recursos que tenemos. Hay que proyectar una visión global de la sanidad, porque solucionar los problemas en el hospital es la opción más complicada e ineficiente. Hay muchos casos que se pueden solucionar en Atención Primaria con una historia clínica compartida. Por eso, el hospital debe abrirse a la Primaria.

Juan Carlos Julián: El cambio debe suponer la integración y la coordinación de Atención Primaria con el hospital y los servicios sociales. Aquí, la gestión de la información es el principal reto.

José Luis Llisterri: El médico debe estar interrelacionado con el enfermero, con el trabajador social, con fisios y farmacéuticos. Hay que acercar el hospital a la Atención Primaria y al paciente. En este punto, los hospitales de día pueden ser una alternativa.

Juan Carlos Julián, coordinador general de Alcer.

Carlos Catalán: Hay que ofrecer al paciente más opciones que la visita presencial, que muchas veces es burocrática. No debe ser imprescindible tener que acudir al centro de salud, porque de otra manera se gana tiempo. El acceso a la historia clínica debe ser posible allí donde el paciente se encuentre.

Belén Soto: Efectivamente. De ahí que la tecnología se convierta en un habilitador, es una herramienta para facilitar, que debe estar integrada, porque per se no es nada. La coordinación es esencial, pero deben darse unos estándares para que se pueda interoperar. No se trata de imponer una solución, sino de que haya un diálogo para promover la integración de la información.

Conclusiones

José Luis Llisterri: Estamos ante una gran oportunidad para homogeneizar la asistencia de un colectivo que necesita el apoyo de todos. La Estrategia para el Abordaje de la Cronicidad elaborada por el Ministerio de Sanidad en 2012 puede ser una perfecta hoja de ruta para implementar un camino eficiente. En los próximos años vamos a asistir a un cambio importante, condicionado por la presión realizada por los profesionales.

Conclusiones del debate.

Carlos Catalán: Es preciso transformar el modelo asistencial porque los enfermos son diferentes. Para llevarlo a cabo tenemos que contar con todos los profesionales que trabajan en el sistema sanitario y debemos utilizar las mejores herramientas, como la historia clínica o la telemedicina. El cambio pasa por modificar la cultura y la gestión de los procesos, de lo contrario será difícil obtener resultados.

Juan Carlos Julián: Hay que transformar el sistema y la estrategia del ministerio puede ser una buena herramienta. Hay que valorar la posibilidad de integración, sin llevar a los crónicos al hospital, sino a través de la coordinación de los agentes, no solo a los profesionales de Primaria, para llegar al modelo asistencial.

Julio Sánchez Fierro: La atención integral y continuada al paciente es fundamental y para ello debemos lograr que se produzca un cambio de cultura y que se apueste por la formación. En el pregrado se debe conocer el nuevo escenario de envejecimiento y cronicidad, así como las herramientas para la gestión del sistema. 

Belén Soto: Desde la industria queremos lanzar un mensaje de complicidad, de total voluntad, porque se ha realizado una inversión en busca de innovación para conseguir que la tecnología sea una herramienta y que se perciba de tal modo. Existe esperanza en que estas líneas tengan sus resultados y se vea acción. Hay muchos elementos que pueden dar ideas en este sentido. La industria está preparada y deseando facilitar las tecnologías que se precisan.

Acceda al debate completo.

Acceda al debate completo.


ENLACES RELACIONADOS:


Otro sistema... aunque costará horrores cambiarlo (04/02/15)