20 nov 2018 | Actualizado: 14:40

La Consejería reconoce que el diseño de Valdecilla “dificulta la actividad”

Cree que las modificaciones van a suponer un “importante incremento del gasto”

Viernes, 26 de febrero de 2016, a las 17:18
Redacción. Santander
La Consejería de Sanidad ha afirmado que el diseño de las nuevas instalaciones del edificio de las Tres Torres del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (HUMV) "dificulta" la actividad diaria de los profesionales sanitarios.

María Luisa Real.

Así lo ha indicado este viernes Sanidad en un comunicado después de que 69 trabajadores del hospital hayan firmado un escrito de denuncia titulado 'Valdecilla: el gran fraude', que han dado a conocer públicamente y en el que han alertado de las "pésimas condiciones de trabajo y de atención a los pacientes en el nuevo centro sanitario".

“Todas estas modificaciones suponen un importante incremento del gasto sobre los ya 900 millones que se van a pagar en los 20 próximos años por la construcción del edificio y la gestión de los servicios externalizados”, ha expresado la Consejería que achaca el problema a que “fue diseñado, ejecutado, entregado e incluso inaugurado por el anterior Gobierno del PP". Según ha señalado Sanidad, estos "problemas" en la actividad de los profesionales ya habían sido denunciados por parte de la Gerencia del hospital y por la propia Consejería de Sanidad.

Entre ellos, Sanidad ha apuntado a la "insuficiencia" de espacios para el trabajo médico en las plantas, el "diseño inadecuado" en el área de farmacia o las "instalaciones inadecuadas" de la Unidad de Reproducción asistida. Ha recordado que, en estos últimos meses, se ha procedido a su ocupación, tras un traslado realizado desde las otras instalaciones sanitarias y que se ha llevado a cabo "de forma ejemplar" por los trabajadores del hospital, "prevaleciendo en todo momento la seguridad para el paciente y los profesionales".

Problemas de diseño

Entre los problemas de diseño detectados, Sanidad ha señalado la falta de sala para el trabajo de los facultativos, lo que "ha obligado a readaptar una de las dos salas de espera para este uso". También ha indicado que "ha sido necesario modificar el área de farmacia para adaptarla a la normativa vigente, al igual que el área de esterilización, que no estaba suficientemente dimensionada". Además, ha asegurado que "ha sido necesario modificar el diseño del área ginecológica, ya que no contaba con la unidad de URA (unidad de  reproducción asistida) y presentaba otros problemas de diseño".

A pesar de las "limitaciones" que establece el diseño y las características de los edificios, desde la Consejería de Sanidad se ha subrayado "la obligación de proporcionar la actividad asistencial que se precisa dentro del hospital, contando con el personal adecuado, la plena seguridad para el paciente y el mayor grado posible de confortabilidad".