14 nov 2018 | Actualizado: 19:10

FSP-UGT impugna la licitación de radiología

Considera que no se justifica la externacionalización

Jueves, 31 de enero de 2013, a las 15:45

Redacción. Logroño
La Federación de Servicios Públicos de UGT ha presentado un escrito ante el Tribunal Administrativo Central del Ministerio de Hacienda, impugnando que se saque a concurso el servicio de radiología porque considera que la Fundación Rioja Salud no es competente para hacerlo.

Pilar García.

En rueda de prensa, la responsable de Sanidad de FSP-UGT, Pilar García, ha dado a conocer el escrito, que se apoya en que la Fundación Rioja Salud no tiene "la consideración de Administración Pública" y, por tanto, no es competente para sacar a concurso el servicio. Vista la argumentación jurídica, UGT también mantiene que el servicio público de salud ya cuenta con los recursos necesarios para prestar el servicio de radiología, porque cuenta con 23 radiólogos y máquinas en perfecto funcionamiento.

Considera, por tanto, que si los equipos radiológicos son públicos y existe suficiente personal público para hacerse cargo de ellos no se justifica la externalización de servicios. García ha añadido, ante esto, que Salud podría ahorrarse cincuenta millones de euros si continuase usando los servicios públicos, dado que solo sería necesario invertir en "completar la plantilla de técnicos" porque "hay radiólogos suficientes".

Ha apuntado a que Salud ha "abandonado" los equipos públicos, que existe un TAC en el San Pedro que no se deja usar y que en el Hospital de La Rioja hay un equipo, del año 2004, "al que no se le ha dado uso". El recurso cuenta con la firma de los trabajadores y, en él, se explica que la licitación del servicio "afecta directamente a los derechos e intereses de los empleados públicos cuyos puestos de trabajo se encuentran adscritos a los servicios objeto del contrato, en la medida en que el interés de la licitación es sustituir tales funcionarios por personal contratado por la empresa adjudicataria". "Igualmente estamos ante una privatización encubierta de un servicio para el que hay suficientes profesionales dentro del SERIS. Esto es un claro ejemplo de mala utilización de los recursos públicos disponibles", añade el recurso.