Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50

Expertos del Mar de Barcelona piden ampliar el cribado del cáncer de mama

Actualmente no existe ningún protocolo para detectar la enfermedad en este colectivo de mujeres

Domingo, 22 de febrero de 2015, a las 13:01
Redacción. Barcelona
El coordinador del programa de cribado del cáncer de mama del Hospital del Mar de Barcelona, Francesc Macià, ha abogado por ampliar de 69 a 74 la edad máxima para hacer seguimiento de las mujeres catalanas, teniendo en cuenta el aumento de la esperanza de vida.
 
En una entrevista, Macià ha explicado que el programa de cribado del cáncer de mama se empezó a desplegar en 1995 a través del Parc de Salut Mar, y desde entonces "no se ha replanteado la estrategia fijada inicialmente, pese a que la realidad de las mujeres ha variado mucho". "Cuando cumplen 70 años, nuestras pacientes nos preguntan por qué ya no se les hacen controles", y no existe ninguna directriz por parte de la Consejería de Salud de la Generalitat que estipule una estrategia asistencial para este colectivo.
 
De hecho, ha alertado de que actualmente no existe ningún protocolo para tratar el cáncer de mama en mujeres mayores de 70 años, que tampoco están cubiertas por los programas de prevención: "Se ha creado un limbo con esta generación y sería necesario arreglarlo".
 
Las mujeres cada vez viven más años y lo hacen en mejores condiciones, lo que "entraña nuevos retos para la detección del cáncer de mama", que cada año provoca un millar de muertes en Catalunya. De hecho, el riesgo de cáncer se dispara con la edad, y más del 25 por ciento de los casos de cáncer de mama que trata el Hospital del Mar están protagonizados por mujeres mayores de 70 años.
 
Mamografías preventivas
 
El programa de cribado invita a todas las mujeres de entre 50 y 69 años a hacerse una mamografía cada dos años y, según los últimos datos actualizados por Salud, en 2013 se llamó a 413.973 mujeres, aunque solo acabaron participando 270.823.
 
Entre las mujeres que finalmente se hicieron una mamografía preventiva, se detectaron 1.099 nuevos casos de cáncer de mama: "El cribado es una herramienta muy útil pero sería bueno replantear su funcionamiento después de 20 años".
 
Además de la prevención, Macià también ha advertido de una falta de estrategia con las ancianas que desarrollan cáncer de mama, pues muchas de ellas solicitan reconstrucciones "porque se ven bien y se sienten muy activas", pero no existen protocolos a seguir en este sentido. Macià también coordina la jornada anual sobre el cáncer de mama que celebra el Hospital del Mar con el objetivo de reflexionar sobre el programa y que este año se ha centrado en el abordaje de las pacientes ancianas.