Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30

España suscribe el Convenio Internacional de lucha contra el tráfico de órganos

Alfonso Alonso y Rafael Catalá inauguran la conferencia internacional coincidiendo con el Día Nacional del Trasplante

Miércoles, 25 de marzo de 2015, a las 19:24
Redacción. Santiago de Compostela 
Analizar cómo prevenir y luchar de forma más eficaz contra el tráfico de órganos ha sido la finalidad de la conferencia internacional que ha organizado el Consejo de Europa y el Gobierno de España en Santiago de Compostela.

“Contra el tráfico de órganos, tolerancia cero”. Así lo ha manifestado el ministro de Sanidad,  Alfonso Alonso, durante la inauguración de la cita. En este sentido, Alonso ha subrayado el papel pionero de España, que no solo es líder en trasplantes de órganos, sino que ha contribuido, con su modelo y con su ejemplo, al desarrollo de legislaciones contra el tráfico de órganos en todo el mundo. En la apertura oficial también han participado Thorbjørn Jagland, secretario general del Consejo de Europa; Rafael Catalá, ministro de Justicia, y Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia. Margaret Chan, directora general de la Organización Mundial de la Salud, ha intervenido mediante un mensaje de vídeo.

En el centro, el ministro de Sanidad, Alfonso Alonso; el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo; Thorbjørn Jagland, secretario general del Consejo de Europa, y el ministro de Justicia, Rafael Catalá, entre otros participantes en la inauguración de la conferencia internacional celebrada en Santiago de Compostela.


La conferencia ha comenzado con la apertura de la firma del Convenio Internacional contra el Tráfico de órganos, promovido por el Consejo de Europa, que han suscrito 14 países, entre ellos España. Se trata del primer tratado a nivel global para combatir este tipo de delitos y supone un paso decisivo en la lucha contra el tráfico de órganos en el mundo. Fue adoptado el 9 de julio 2014 por el Comité de Ministros del Consejo de Europa, que representa a todos los Estados miembros. Su objetivo es la prevención y la lucha contra el tráfico de órganos humanos, la protección de las víctimas y el fomento de la cooperación nacional e internacional en este ámbito. Asimismo, ofrece una oportunidad para lograr una acción concertada a nivel mundial mediante la armonización de las legislaciones nacionales

En concreto, el tratado obliga a los estados firmantes a establecer como delito la extracción ilícita de órganos humanos procedentes de donantes vivos o fallecidos y su uso para trasplantes o para otros fines, y otras acciones relacionadas. También contiene medidas encaminadas a asegurar la transparencia de los sistemas nacionales de trasplante de órganos y garantizar un acceso equitativo a los trasplantes de órganos.

El convenio establece también que las partes habrán de adoptar las medidas legislativas y otras medidas que fueran necesarias para garantizar el acceso a la información, la asistencia y el derecho de compensación a las víctimas.

Experiencia pionera

España ha sido pionero en el mundo en incorporar el tráfico de órganos y el turismo de trasplantes al código penal en 2010. El Código Penal español hace referencia explícita al tráfico de órganos, establece sanciones  de hasta 12 años de cárcel y dispone de una serie de artículos destinados a prevenir el delito y a proteger a sus víctimas.

Además, España, a través de la ONT, está implicada en numerosas iniciativas internacionales para combatir esta “nueva forma de esclavitud”. Entre otras actuaciones, participó en la redacción de la Declaración de Estambul, un documento de relevancia mundial de lucha contra el tráfico de órganos, promovido y suscrito por las sociedades científicas y organizaciones profesionales de mayor peso internacional en el campo de los trasplantes; también promovió la elaboración de la denominada Resolución de Madrid de la OMS, a través de la que se llama a los gobiernos y profesionales a progresar hacia el logro de la autosuficiencia en trasplantes, como estrategia fundamental para luchar contra la compra-venta de órganos. En la actualidad, la ONT forma parte del Comité Ejecutivo del Grupo Custodio de la Declaración de Estambul, encargado de velar por el buen cumplimiento de las recomendaciones.