16 nov 2018 | Actualizado: 14:05
Viernes, 29 de mayo de 2015, a las 16:05
Redacción. Tenerife
El presidente del Colegio de Enfermeros de Santa Cruz de Tenerife, José Ángel Rodríguez, considera que la información publicada por el INE que sitúa a Canarias a la cola del país en ratio de enfermeros y enfermeras demuestra que la situación de la enfermería, y por ende de la sanidad, es “alarmante”.

José Ángel Rodríguez.

José Ángel Rodríguez advierte de que pese a esta realidad, el Servicio Canario de Salud ha anunciado el cierre de cuatro plantas del Hospital Universitario de Canarias (HUC) a partir del verano, lo que a su juicio tiene como objetivo ahorrar con la no contratación de enfermeras en el periodo estival. “Porque si había que hacer reformas, ¿cómo no las distribuyeron a lo largo del año para evitar el cierre”, se pregunta.

En su opinión, esta decisión, sumada a la situación previa de falta de recursos de atención en urgencias o en otras áreas, va a empeorar la situación de la sanidad de la isla, cuya ratio de enfermeros es incluso inferior a la de la provincia de Las Palmas, con un millar de profesionales menos en la tinerfeña, por lo que califica de “patético” que donde menos enfermeras hay, donde más paro hay porque el sistema no las contrata, “se atrevan a decir que van a cerrar cuatro plantas”.

Y es que el presidente del colegio vincula la escasez de enfermeras y enfermeros con la situación de las urgencias, que asegura que siguen colapsadas a día de hoy, especialmente en el HUC,  porque no hay unidades de enfermería con camas hospitalarias “en las que poder atender y cuidar de los pacientes y donde procurarles al menos un trato humano, con lo cual continúa la presión asistencial en los centros, y la presión sobre el trabajo que realizan los escasos profesionales con que cuenta la sanidad canaria”.

Esta presión estima que también es cada día mayor en la Atención Primaria, ya que hay menos enfermeras para atender lo que debería ser la prevención de la salud, “de forma que han aumentado las caída de pacientes, las úlceras por presión, se ha detectado una menor adherencia a la medicación de los pacientes, y empeoramiento por hipertensión, diabetes  o cardiopatías, porque los profesionales sólo pueden resolver lo inmediato”.