14 nov 2018 | Actualizado: 09:40

El tratamiento personalizado, clave para el asma grave

La enfermedad es la segunda causa de absentismo laboral por patología respiratoria

Lunes, 02 de febrero de 2015, a las 18:48
Redacción. Barcelona
Especialistas en Alergología y Neumología de toda España se han dado cita en una nueva edición de la Universidad del Asma Grave para compartir experiencias clínicas y analizar los retos en el diagnóstico, así como novedades en el abordaje terapéutico del asma grave.

En palabras del coordinador del acto, César Picado, especialista en Neumología y Consultor Sénior de Neumología y Alergia Respiratoria del Hospital Clínic de Barcelona, “la finalidad del foro es tratar los diversos aspectos del asma, en particular el diagnóstico y el tratamiento de su forma más grave, e intentar abordar los distintos perfiles clínicos que presenta la enfermedad, con el fin de lograr un abordaje terapéutico personalizado”.

César Picado.

El encuentro, organizado en el Hospital de la Santa Creu i Sant Pau de Barcelona, ha contado con la participación de diferentes expertos nacionales e internacionales que han debatido asuntos como la importancia del bloqueo de la IgE, los fenotipos de la enfermedad o el manejo del paciente con asma alérgica grave en la vida real.

Alrededor de 300 millones de personas en el mundo padecen asma1. En España, la patología afecta a cerca del 11 por ciento de los niños entre seis y siete años, a un 9 por ciento de los adolescentes entre 13 y 14 años, y a alrededor del cinco por ciento de la población adulta. Se estima, además, que “alrededor del 10 por ciento de la población asmática padece asma grave” ha señalado Picado.

El cinco por ciento de los pacientes asmáticos padecen asma grave no controlada. Según Ignacio Dávila, alergólogo del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca, “consideramos un asma bien controlada cuando el paciente no presenta sintomatología y puede realizar una vida prácticamente normal”.

Así, el control del asma grave supone un reto para los especialistas en Alergología y Neumología por el alto impacto de esta enfermedad en la calidad de vida de los pacientes. Y es que tras la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), el asma es la enfermedad respiratoria que causa mayor número de días de absentismo laboral.

Además, tal y como ha indicado Dávila, “el asma grave representa buena parte del gasto sanitario, con una repercusión muy importante en la calidad de vida de los pacientes, por lo que una identificación y un tratamiento adecuados pueden ayudar al control de las exacerbaciones y del proceso inflamatorio, interfiriendo en la progresión patogénica de la enfermedad”.

El papel de la IgE en el diagnóstico y el abordaje del asma grave

El asma es una enfermedad muy variable, tanto en sus formas de presentación, como en su respuesta al tratamiento. Esta característica ha llevado a que los expertos vean necesario categorizar a los pacientes para valorar la respuesta a los distintos tratamientos.

En este sentido, Dávila ha comentado que “en los últimos años se ha investigado en profundidad los posibles fenotipos del asma. Aunque todavía no hay una clara clasificación, el fenotipo alérgico es un claro diferenciador, con unas características clínicas y patogénicas bastante definidas y con una repuesta mejor a los tratamientos capaces de bloquear la IgE”.

La IgE es un tipo de anticuerpo que está implicado en las alergias y en la respuesta inmune contra los posibles agentes patógenos. “La IgE juega un papel central en enfermedades alérgicas como el asma alérgica grave. La introducción de nuevos fármacos que consiguen el bloqueo de la IgE está cambiando el panorama terapéutico dando una respuesta inmunológica más allá de las alérgicas” ha explicado César Picado.

Asimismo, los expertos reunidos en el encuentro, han recordado que para mejorar la calidad asistencial de los pacientes asmáticos graves y conseguir un mejor control de la patología, los especialistas defienden la importancia de contar con unidades especializadas en asma grave en los centros hospitalarios.

“Este tipo de pacientes requieren conocimientos y experiencia en su manejo, por eso consideramos que estas unidades son necesarias para tratar a los pacientes adecuadamente, evitar el infratratamiento, mejorar el cumplimiento terapéutico y efectuar un seguimiento periódico”, ha concluido el coordinador de la jornada Picado.