17 nov 2018 | Actualizado: 18:20

El Senado rechaza retirar los recursos contra la subasta andaluza

El PSOE reprocha que el PP se “alinee con las grandes farmacéuticas”

Miércoles, 11 de marzo de 2015, a las 16:20
Redacción. Madrid
El pleno del Senado ha rechazado este miércoles, en virtud de la mayoría absoluta del PP, la moción socialista que pedía la retirada de los recursos al Tribunal Constitucional sobre la subasta de medicamentos andaluza y derogar el Real Decreto de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y mejorar la calidad y seguridad de sus prestaciones.

Fuensanta Coves.

La iniciativa procedía de una interpelación previa y durante su defensa, la senadora socialista Fuensanta Coves ha reprochado al Gobierno y al PP que prefiera “salvar con dinero público las autovías, el Proyecto Castor o Bankia”. En contraposición a ello, ha defendido que Andalucía fomenta el ahorro en la factura farmacéutica y apuesta por una sanidad, universal, gratuita y de calidad.

Durante su intervención, Coves ha pedido a los populares que “dejen de utilizar la justicia contra Andalucía por razones estrictamente ideológicas” y ha señalado que, salvo las grandes farmacéuticas y el PP, “que se ha alineado con ellas”, hay “una gran mayoría de organizaciones y colectivos que están a favor de la medida puesta en marcha por el Gobierno andaluz, como la Organización Médica Colegial”.

Además, ha explicado que “la subasta de medicamentos no rompe la unidad de mercado y no provoca un desabastecimiento de fármacos, como el PP asevera, y que tampoco rompe el principio de igualdad”.

Por su parte, la senadora del PP María del Carmen Aragón ha dicho que se trata de una medida “meramente economicista” que permite el “monopolio de la Consejería” que pone en riesgo la adherencia al tratamiento y el suministro.

Además, Aragón ha defendido que el ahorro es “escaso” y “mucho menor que con la central de compras”, que “todas las comunidades menos Andalucía han aceptado”. En ese sentido, se ha preguntado a dónde ha ido a parar ese ahorro y ha mantenido que “no a los profesionales, ya que hay 8.000 menos en estos últimos tres años”, ni tampoco a las mujeres, a los salarios sociales o a los más vulnerables.