Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Martes, 02 de diciembre de 2014, a las 11:49
Redacción. Alicante
La Unidad de Trasplantes del Hospital Universitario Sant Joan d’Alacant ha recibido una ayuda de manos de la Fundación Mutua Madrileña, en la XI Convocatoria para la adjudicación de Ayudas a Proyectos de Investigación en Salud 2014.

Profesionales implicados en la donación en asistolia frente a los quirófanos de Sant Joan.

La presente edición está destinada a proyectos de investigación clínica, desarrollados por equipos de investigadores con reconocida experiencia, que se desarrollen en cuatro áreas, Trasplantes, Oncología, Traumatología y sus secuelas y Enfermedades raras. El proyecto en cuestión del Hospital Sant Joan que ha sido seleccionado se enmarca en la primera de esas áreas, bajo el título “Factibilidad de un programa de donación de órganos a corazón parado no controlada en un hospital de nivel intermedio, no trasplantador”.

Este programa de donación en asistolia o a corazón parado lleva en funcionamiento en Sant Joan desde hace cinco años, durante los cuales se han conseguido un total de 70 trasplantes renales, un trasplante bipulmonar, 110 trasplantes de córneas y al menos 400 piezas osteotendinosas. Así, “esta ayuda supone un reconocimiento al trabajo y a los resultados obtenidos, y va a ir destinada a la actividad científica de la Unidad de Trasplantes, de forma que dichos resultados puedan ser publicados y sirvan de estímulo para que otros hospitales de similares características pongan en marcha este programa. Con ello, se pretende un objetivo principal, que es el de aumentar el número de trasplantes y disminuir la lista de espera”, señala Lorena Peiró, la responsable de la Unidad de Trasplantes.

La doctora Peiró subraya que, el incremento progresivo de las listas de espera de trasplantes ha obligado, ante el número insuficiente de donantes en muerte cerebral, a pensar en otro tipo de donantes más complejos, como son los donantes tras la muerte cardíaca. “En los últimos años se ha considerado que este tipo de donación es una forma de aumentar hasta un 25% el número de trasplantes”, apunta.

Punto de inflexión en la donación

Hasta el año 2009, esta actividad se desarrollaba fundamentalmente en cuatro hospitales con gran infraestructura extra e intrahospitalaria, poniéndose en duda el potencial de un programa de estas características en ciudades más pequeñas. “Es a finales de ese año”, explica la responsable de trasplantes, “cuando el Hospital de Sant Joan, seguido por el Hospital Virgen de las Nieves de Granada, implanta un programa de donación tras la muerte cardíaca, poniendo de manifiesto la capacidad de un hospital de estas características para asumir una iniciativa de tal envergadura. Supone un punto de inflexión a nivel nacional, a partir del cual otros hospitales se han animado a intentarlo. En la actualidad, son nueve los hospitales españoles que desarrollan la donación en asistolia”.

Atendiendo al perfil de los donantes, éstos son de menor edad que los de muerte encefálica, por lo que se trata de un tipo de donación complicada, “al tratar con familias de personas más jóvenes que, de forma inesperada, han sufrido una muerte cardíaca, teniendo en cuenta además que es una técnica que requiere rapidez de actuación”, indica.

En este sentido, la doctora Peiró ha querido recordar que este programa no sería posible sin el acto solidario que llevan a cabo los familiares de los donantes quienes, en momentos tan difíciles, eligen salvar vidas y mejorar la calidad de vida de personas pendientes de un trasplante. Asimismo, ha querido “agradecer el esfuerzo del personal implicado, tanto a nivel extrahospitalario (Servicio de Emergencias Sanitarias), como a nivel intrahospitalario, dado que constituye un programa multidisciplinar en el que todos los servicios implicados son imprescindibles. Por último, es importante destacar también el apoyo que brinda la ONT para que las donaciones sean efectivas”.