Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Lunes a las 16:10

El PP pide un protocolo sanitario en defensa de los menores hospitalizados y neonatos

Insta al Ministerio de Sanidad a la creación de una regulación para estos pacientes

Miércoles, 19 de diciembre de 2012, a las 16:47

Redacción. Las Palmas de Gran Canaria
La senadora del Grupo Parlamentario Popular (GPP) en el Senado, Meluca Suárez, ha solicitado al Gobierno, a través de una moción que ha sido aprobada por la Cámara por unanimidad, que genere un protocolo sanitario en defensa de los menores hospitalizados, y con ello se reconozca el papel de la familia como esencial durante el ingreso del niño.

Meluca Suárez, senadora del PP.

A lo largo de su intervención, Suárez ha explicado que si un recién nacido está ingresado en un servicio de neonatología de un Centro Hospitalario, se debe hacer especial hincapié en el binomio madre/niño para que éstos no se separen y así el grado de estrés y dolor del recién nacido sea mínimo.

Así, la senadora por Gran Canaria ha afirmado que los cuidados centrados en el desarrollo reúnen todas aquellas prácticas que tienen como objeto favorecer el desarrollo neurológico y emocional del recién nacido enfermo y también disminuir el estrés y la carga de sufrimiento que conlleva el ingreso para los recién nacidos ingresados y sus familias. “En ningún caso, nadie ha podido demostrar beneficio alguno  de esta separación y sí constatar los perjuicios que suponen la misma”, ha apostillado la senadora por Gran Canaria.

“Por todo esto, insto al Gobierno, a través del Ministerio de Sanidad, a generar un protocolo sanitario y con ello reconocer el papel de la familia como esencial durante el ingreso del niño mediante esta serie de medidas, contenidas en la moción aprobada”, ha explicado.

Medidas recogidas en la moción

La primera de las medidas solicita que “los niños puedan estar acompañados por un familiar, cuando se encuentren ingresados en la UCI, sin restricciones horarias y sin interferir en el trabajo profesional”.

Así, ha explicado Suárez permitiría a las madres y a los padres vincularse emocionalmente a su bebé, reducir los grados de estrés tanto del bebé como de los padres y poder facilitar el contacto piel con piel y así poder disfrutar del contacto físico con su familia.

La segunda de las medidas pide, que la madre o el padre o cualquier otro familiar pueda acompañar a su bebé durante la realización de ciertas pruebas médicas dolorosas y estresantes como extracciones de sangre, colocaciones de vías, radiografías o cualquier otra con fines diagnósticos, como manejo del dolor,  con el fin de reducir su grado de ansiedad y estrés y, por supuesto, sin interferir en el trabajo profesional.

Suárez ha solicitado dar continuidad asistencial en el nacimiento y lactancia materna, a fin de garantizar a la paciente y su familia, una actuación integrada, coherente y coordinada, que debe prolongarse en el tiempo desde el principio de la gestación, proceso de parto en el centro hospitalario y regreso al centro de salud para seguimiento por el pediatra, ginecólogo, matrona o profesional de Enfermería, entre otras medidas.

Para finalizar su intervención, la parlamentaria por Gran Canaria ha puesto de manifiesto que el motivo último de esta moción persigue que no se deje en manos de las CC.AA la arbitrariedad de la aplicación de las citadas medidas; que unas familias y sus recién nacidos no tengan un trato desigual, dependiendo del territorio en el que haya nacido o se encuentre hospitalizado.