Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 19:00
Sábado, 08 de marzo de 2014, a las 13:50
Redacción. Madrid
La directora general del Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades, Carmen Plaza, ha reconocido el enorme avance de las mujeres en todos los ámbitos sociales y laborales y la trascendencia que ello supone “para la consolidación de una sociedad más justa, moderna y desarrollada”.

Pie

La aprobación del nuevo Plan Estratégico para la Igualdad de Oportunidades, para el periodo 2014-2016, constituye para la directora del Instituto de la Mujer una potente herramienta para impulsar de manera determinante la igualdad real. El Plan se ha configurado prestando la máxima atención a los problemas más graves que afectan ahora mismo a la situación de las mujeres: el empleo y la discriminación salarial, la conciliación y la violencia de género, que constituyen sus tres ejes principales. Los dos primeros representan el 70 por ciento del presupuesto de 3.127 millones de euros con que se ha dotado, y que supone un incremento de 360 millones sobre el anterior.

Como principales novedades de este Plan Estratégico, y con el fin de asegurar la mayor eficacia, se ha incorporado un programa de evaluación de resultados y se asigna un departamento responsable a cada uno de los objetivos y las 224 medidas que lo componen.

Desde el punto de vista de la conciliación y la corresponsabilidad, Carmen Plaza ha destacado algunas de las medidas contempladas en el Plan estratégico para avanzar hacia un mayor equilibrio entre la vida personal, familiar y laboral, y hacia la corresponsabilidad en el reparto de tareas en beneficio tanto de hombres como de mujeres, de nuestros hijos e hijas.

El proceso “está lejos de concluir”

Plaza, que ha participado en la clausura del acto organizado por la Unión Interprofesional de la Comunidad de Madrid con motivo del Día Internacional de las Mujeres, también ha señalado que el proceso hacia la igualdad está lejos de concluir. Así, ha recordado que “aunque desde los años 80 las mujeres son más de la mitad de personas con título universitario, 30 años después no disfrutan de las mismas oportunidades profesionales y siguen estando subrepresentadas en importantes ámbitos y sectores”.

Algunas de las cifras aportadas por Plaza “reflejan las importantes desigualdades laborales que todavía subsisten”. Así, se registran 13 y 10 puntos menos en las tasas de actividad y ocupación, respectivamente, con respecto a los varones; 16,3 por ciento de desigualdad salarial por hora trabajada; constituyen el 62,5 por ciento de las ocupaciones elementales y solo el 30,5 por ciento de personas en dirección y gerencia de empresas; la  tasa de actividad empresarial y emprendedora está 8,6 puntos por debajo que la masculina. Sin embargo las mujeres siguen dedicando dos horas diarias más al cuidado del hogar y la familia que los hombres y son quienes se acogen, por encima del 95 por ciento de los casos, a los permisos y excedencias por motivos familiares.

Su presencia en los puestos de responsabilidad y decisión es otro de los difíciles retos que aún encaran las mujeres a pesar de su elevado nivel de cualificación, recordando, entre otros datos, que solo representan el 16’6 por ciento de los consejos de administración de las empresas cotizadas; el 17 por ciento del Tribunal Constitucional, aunque sobrepasan el 57 por ciento de miembros del sistema judicial; que apenas están presentes en la Reales Academias, siendo la de Farmacia, con el 18 por ciento, la que ofrece el dato más positivo.

Para Plaza esta desigualdad “es una de las principales causas que están influyendo en la falta de eficiencia y competitividad de las instituciones y empresas”, y ha apuntado como una de las causa a la persistencia de una cultura que aún hace hostil a las mujeres muchos entornos.