12 dic 2018 | Actualizado: 11:40

El Plan de Hepatitis C está “infraestimado” para Blanco

El jueves se vota el proyecto ministerial en el Consejo Interterritorial

dom 22 marzo 2015. 18.57H
Redacción. Madrid
El consejero de Sanidad del Principado de Asturias, Faustino Blanco, considera que el Plan Estratégico para el Abordaje de la Hepatitis C que se votará este jueves en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud está “infraestimado” en costes y posibles beneficiarios.

En una entrevista, el titular asturiano de Sanidad ha señalado que acudirá a la reunión “casi con el mismo grado de preocupación” que al primer Consejo. “Parece que seguimos sin memoria económica”, ha lamentado, calificando de “inadmisible” que el Gobierno central no se implique junto a las comunidades autónomas en “un problema de Estado”.

“El usted invita y yo pago parece que sigue patente”, ha advertido, asegurando que Asturias tiene “las cosas claras y un firme compromiso” para atender a todos los pacientes con “diligencia” y los recursos que sean necesarios, incluso reordenando partidas presupuestarias. Pero Blanco sostiene que el Ministerio tiene que tomar partido.

El consejero de Sanidad asturiano, Faustino Blanco.

“El Estado, y eso incluye tanto a las comunidades como al Gobierno central, debe comprometerse con un problema que tiene solución”, ha destacado, explicando que el plan estratégico debe tener rigor científico y también memoria económica para ver cómo se va a afrontar el reto. Y es que no puede hablarse solo del tratamiento farmacológico sino que deben tenerse en cuenta los “costes estructurales” ya que va a haber “más consultas y más pruebas diagnósticas y de seguimiento”. “Eso tiene un coste y el Estado tiene que responsabilizarse”, ha defendido.

Puede existir un “subregistro”

Además, ha incidido en que puede existir un “subregistro” de pacientes. El consejero asturiano basa esta afirmación en que el Principado posee “buenos registros” que muestran una prevalencia de la enfermedad superior a la observada en otras comunidades. “Estamos infraestimando el plan y a quién lo dirigimos”, ha advertido.

Por ello, en su opinión el análisis y los compromisos deben ir más allá de fijar una tarifa plana de 727 millones para nuevos tratamientos en una población estimada de 52.000 personas, ya que “pueden aflorar nuevos casos”.

“La pregunta a la que hay que responder es cómo vamos a resolver la situación para todos los casos, no para 52.000”, ha insistido. De este modo, para Faustino Blanco “el compromiso debe ser de país”, por lo que será “exigente” para que ese compromiso explícito de Asturias sea “compartido” por todos.

Solidaridad social por ley

Por otra parte, se ha mostrado “satisfecho” de que este viernes la Junta General aprobase por unanimidad, en la última sesión plenaria de la legislatura, ayudas por ley de algo más de 12.000 euros para las personas contaminadas por la Hepatitis C cuando no existían medios para poder prevenir la transmisión del virus en los tratamientos con concentrados de factores de coagulación en el ámbito del sistema sanitario público asturiano.

Blanco entiende que estas indemnizaciones eran “un compromiso pendiente”. Así, pone en valor el acuerdo de todos los grupos parlamentarios para dar un apoyo “obligado”. “Ante un daño no intencionado, el Estado debe resarcir a los ciudadanos por solidaridad social”, ha asegurado.

La reforma del aborto, violencia contra las mujeres

El consejero de Sanidad también ha comentado el aplazamiento a abril de la votación en el Congreso de la reforma puntual de la ley del aborto planteada por el Ministerio de Alfonso Alonso que obliga a las jóvenes de 16 años y 17 años a contar con consentimiento paterno para la interrupción voluntaria del embarazo.

Sin entrar a analizar lo que pueda ocurrir con esa proposición de ley en las próximas semanas, Blanco se ha dirigido al fondo del debate para afirmar que ve “violencia” contra las mujeres en la reforma de la ley del aborto que plantea el PP.

“Hay violencia que se expresa en la limitación derechos”, ha argumentado el consejero asturiano, incidiendo en que “muy pocas” menores de edad se encuentran en esa situación y todavía menos son las que toman una decisión sin consultar a su entorno más próximo pero, matiza, también existen entornos complicados y debe garantizarse que las jóvenes “puedan decidir por sí mismas”.

Preguntado por la posibilidad de que la reforma anteponga el criterio de los padres sobre el de sus hijas de 16 y 17 años hasta el extremo de que haya progenitores o tutores que las obliguen a abortar, Blanco ha señalado que esos casos también podrían llegar a darse aunque desde el PP no se barajen. “No puede irse contra la libertad personal, debe primar el derecho a decidir”, ha afirmado, poniendo de ejemplo el reconocimiento a los menores maduros en la Ley de Autonomía del Paciente.

Blanco ha explicado que la Ley de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo “es razonable y suficiente”. “Garantiza los derechos de las mujeres”, ha insistido para poner en valor el texto en vigor, remarcando que la propuesta del PP es propia de “un gobierno conservador que hace medidas regresivas”.

Más allá de las personas, el proyecto

Hablando de futuro próximo, el consejero de Sanidad asturiano afronta los últimos meses de legislatura con ganas y no quiere hablar de despedida, sino de balance de una de las “mejores etapas” de su actividad participativa, que inició siendo aún estudiante.
Blanco ha agradecido la oportunidad de poder contribuir con un modelo “más real, moderno y sostenible” formando parte del Ejecutivo del socialista Javier Fernández, de quien destaca su “responsabilidad y discurso sólido”. Por eso, espera que gane las elecciones porque “Asturias se merece estabilidad y él la garantiza”.

“Adquirí un compromiso con el presidente que acaba con las elecciones”, ha explicado, insistiendo en que “más allá de las personas”, lo importante es que continúe el “proyecto” socialista para Asturias y la sanidad pública.