Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Viernes a las 19:50

El Parlament no rechaza el copago farmacéutico de Mato

Considera que esta medida afecta de una forma "especialmente negativa" a Baleares

Miércoles, 30 de mayo de 2012, a las 20:49

Redacción. Palma de Mallorca
La Comisión de Salud del Parlamento balear ha rechazado, con los votos del PP, una Proposición No de Ley presentada por el PSM-IV-ExM, que sólo contó con el apoyo del PSIB, mediante la cual se pedía a la Cámara que rechazara el copago de los productos farmacéuticos "impuesto" por el Gobierno central a los jubilados.

La diputada de la coalición nacionalista, Fina Santiago.

Así, esta iniciativa señalaba que esta medida afecta de una forma "especialmente negativa" a Baleares, teniendo en cuenta que tiene una pensión media de 858 euros, por debajo de la media del Estado Español, que son 940 euros.

Además, a través de esta Proposición No de Ley, se pedía al Parlament que rechazara el acuerdo del Ejecutivo central, que ha subido en un 10 por ciento el copago farmacológico a todas las personas con rentas entre 22.000 y 100.000 euros, ya que "perjudica a las familias que tienen miembros con problemas de salud".

Por otro lado, el PSM-IV-ExM también pretendía que se instara al Estado a que modifique el acuerdo adoptado el pasado 20 de abril en el Consejo de Ministros y que recoge el Real Decreto Ley de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y mejorar la calidad y seguridad de sus prestaciones. La diputada de la coalición nacionalista, Fina Santiago, ha subrayado que "todos somos conscientes de la necesidad de mejorar la gestión del sistema sanitario para poder ahorrar, pero sin tener que reducir prestaciones ni instaurar el copago". "Hay margen de mejora en el uso de tecnología inapropiada sobre la práctica de la medicina defensiva; con duplicidades; falta de tiempo para la atención adecuada en atención primaria; con reducir la medicalización excesiva y con la dispersión de los centros de compra que rompen con la economía de escala", ha considerado. En este sentido, Santiago ha subrayado que "cualquier racionalización de los servicios sanitarios debe continuar garantizando la igualdad de acceso, la equidad y la calidad del servicio".

Además, ha recalcado que una de las características del sistema sanitario español es la creación de mecanismos de solidaridad intergeneracional con las personas mayores de 65 años, "más propensas a padecer enfermedades". Así, ha lamentado que esta solidaridad intergeneracional se puede ver "rota" con la propuesta del Ministerio de Sanidad, que instaura que todos los jubilados con pensiones contributivas tendrán que pagar por la medicación.

Asimismo, ha criticado que la subida del copago farmacéutico de un 40 a un 50 por ciento a todas las rentas compuestas entre los 22.000 y los 100.000 euros supone "penalizar, una vez más, a la clase media y a las personas que tienen una salud más vulnerable y necesitan del gasto farmacéutico de forma más habitual".