Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50

El paciente oncológico del futuro, sin presencia en ensayos clínicos

La presidenta de la SEOM recalca la importancia de la prevención

Lunes, 16 de febrero de 2015, a las 19:43
Hiedra García Sampedro / Imagen: Miguel Fernández de Vega. Santiago de Compostela
El cáncer ya está en el camino de ser una enfermedad crónica, y el perfil de paciente es de una persona mayor de 65 años con comorbilidades. Esta es una de las ideas comentadas por la presidenta de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), Pilar Garrido, en el evento ‘Última hora en Oncología’, una jornada formativa dedicada a parlamentarios de Sanidad de la comunidad de Galicia y organizada por Sanitaria 2000 con la colaboración de Roche.

Luis Paz-Ares, jefe de Oncología del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid; Julio García Comesaña, subdirector general de Ordenación Asistencial e Innovación Organizativa del Sergas y responsable del Plan Oncológico de Galicia; Áurea González Rodríguez, presidenta de Punto e seguido, Asociación Gallega de Mujeres Afectadas por Cáncer de Mama; Carmen Cereijo, enfermera vinculada a la Unidad de Mama del Área Integrada de A Coruña; Pilar Garrido, presidenta de la SEOM; Manuel Constenla, jefe de Oncología del Hospital Universitario Montecelo de Pontevedra; Marta Trapero-Beltrán, investigadora en la Universidad de Castilla-La Mancha y de la Pompeu-Fabra y Rafael López, jefe de Oncología del Complejo Hopitalario Universitario de Santiago.


“Conforme aumenta la edad hay más comorbilidades y menos investigación”, ha asegurado Pilar Garrido, quien ha lamentado que no se incluyen en ensayos clínicos a pacientes con comorbilidades o ancianos. “Cada vez son más frecuentes los pacientes mayores de 80 años” y no hay evidencias de los tratamientos en esta población en la relación a los ensayos clínicos, afirma Garrido.

Pilar Garrido, presidenta de la SEOM.

La presidenta de la SEOM ha recalcado la importancia de las medidas de control y prevención, sobre todo frente al tabaco y la obesidad, ya que en este último caso, “cada vez hay más pruebas” sobre la relación entre el sobrepeso y el cáncer.

En 2010, el cáncer constituyó la segunda causa de muerte en España. Los fallecimientos por tumores malignos representaron el 28 por ciento del total de muertes (el 33,3 por ciento en hombres y el 22,3 por ciento en mujeres). Sin embargo, las tasas de mortalidad por cáncer han descendido en nuestro país de forma paulatina y discreta, desde los 174,3 por 100.000 habitantes en 1999 a los 153,2 en 2009.

Según Garrido, la mortalidad ha disminuido pero con diferencias entre países, y esto es debido a las iniciativas sobre diagnóstico precoz, el acceso a medicamentos o el control y la prevención. La presidenta de la SEOM asegura que en cuanto al acceso a tratamientos, “no puede ser que se produzca meses después en una comunidad autónoma y en otra”.