20 nov 2018 | Actualizado: 19:20

El médico español ya es completamente digital

7.400 profesionales han participado en una encuesta sobre hábitos tecnológicos, que es la más amplia de este tipo realizada en Europa

Miércoles, 15 de octubre de 2014, a las 13:56
Hiedra García Sampedro. Madrid
Los médicos que ejercen en España utilizan de forma habitual en su actividad profesional las nuevas tecnologías como los smartphones o las tabletas. El acceso a la información es el uso más extendido entre los facultativos, mientras que la colaboración e interacción son secundarias. Son las conclusiones que se desprenden del segundo estudio ‘Hábitos digitales del médico español’, en el que han participado 7.400 profesionales. “Es la encuesta de este tipo más grande de España y de Europa”, ha comentado en la presentación del estudio el presidente de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), Benjamín Abarca.

Roberto Alcázar, Juan José Jusdado, Ángel Díaz, Benjamín Abarca, Manuel Martínez, Carmen del Arco y Enrico Sanzo.


Otras sociedades que han colaborado en el estudio elaborado por IDoctus son la de Geriatría y Gerontología (SEGG), la de Medicina Interna (SEMI), la de Patología Digestiva (SEPD), la de Urgencias y Emergencias (Semes) y la de Nefrología (SEN). Además, ha participado Cegedim, que tiene la base de médicos más grande de nuestro país.

Entre los médicos que han participado en el estudio, el 42,7 por ciento son de la especialidad de Medicina General y Familiar, el 11,3 por ciento de Medicina Interna y el resto de otras disciplinas. Según Ángel Díaz, CEO y socio fundador de IDoctus, “lo difícil es encontrarse a un médico que no utilice el digital”, además “el médico digital ya no es sólo el joven”. Y es que la inmensa mayoría de ellos dispone de smartphone (92,9 por ciento a través de IOs o Android). Pero además, está en auge la utilización de tabletas, que es el aspecto que más ha crecido con respecto al año pasado. Un 60 por ciento de los médicos tiene una tableta.

El 73 por ciento de los médicos encuestados aseguran que el uso de las nuevas tecnologías les ahorra tiempo (el 35 por ciento cree que ahorra entre 15 y 30 minutos). Además, creen que incrementa la seguridad (el 32,6 por ciento asegura que pueden evitar por lo menos un problema a la semana).

En cuanto al uso por especialidades, el 95,8 por ciento de los profesionales cirujanos tiene smartphone y el 69,4 por ciento una tableta. En las especialidades médicas, el 94,3 por ciento tiene teléfono inteligente y el 67,3 por ciento, una tableta. Los neurólogos son los que más uso hacen de las tabletas, mientras que los endocrinos, las utilizan menos. Un aspecto destacable es que el uso de smartphones disminuye con la edad y el de tabletas aumenta.

Casi el 60 por ciento de los médicos utiliza tres pantallas, el ordenador, el teléfono y la tableta; y el 95 por ciento hace un uso diario de dos de ellas. El ordenador sigue siendo el mayor acceso a la información: el 52, 8 por ciento; el 26,6 a través de smartphones, y el 20,6 a través de tabletas.

Tipo de información demandada

Los médicos agradecen que la información ofrecida sea independiente de la industria, por lo que esta debe buscar plataformas no propias para hacer llegar sus mensajes. Además, valoran especialmente (un 88 por ciento de los encuestados) poder encontrar toda la información en una única plataforma, ya que la fragmentación y la sobreinformación produce errores y caos.

Los médicos demandan mayor información médica en consultas y sobre formación continuada (más del 55 por ciento de ellos dedican entre una y cinco horas a la semana en estos aspectos). Mientras que el uso de las comunidades o redes sociales es menor. Prima la información de referencia, es decir, las guías clínicas, medicamentos o actividades científicas. Existen diferencias según especialidades, ya que las quirúrgicas demandan más información sobre procedimientos y las médicas, sobre patologías o medicamentos.

En cuanto a las redes sociales, el 61,6 por ciento pertenece a alguna y siguen predominando las generalistas como facebook (76,5 por ciento), twitter (36,9), Google+ (40,8) o linkedin (30,9).

Las aplicaciones médicas son recomendadas y utilizadas en mayor proporción por los médicos de Familia e internistas, sobre todo las que fomentan hábitos saludables o ayudan a controlar la adherencia. “Los pacientes pueden saber gracias a las aplicaciones en qué consiste su enfermedad o los síntomas de alarma”, asegura Juan José Jusdado, secretario de la Fundación Española de Medicina Interna (FEMI). Por su parte, Carmen del Arco, secretaria de Formación de la Sociedad Española de Urgencias y Emergencias (Semes), apunta que disponer de información inmediata es importante para el médico de urgencias, que utiliza dispositivos móviles para utilizarlos “en cualquier parte y en cualquier momento”.

Sin embargo, toda la sobreinformación existente debe ser canalizada y filtrada, según han explicado los profesionales en la presentación del estudio. Diversas sociedades como la de Nefrología están dedicando esfuerzos a seleccionar la información y ofrecer la más relevante, como así ha comentado Roberto Alcázar, editor jefe de la revista Nefrología y responsable de la web de la SEN. La SEMG también trabaja en esta dirección, su director del Área de Innovación y Nuevas Tecnologías, Manuel Martínez, ha señalado que la Sociedad está dispuesta a colaborar para “encauzar la sobreinformación, filtrarla y aportar la más rigurosa”.

“Debemos ofrecer el tipo de información que demanda el médico en el momento adecuado”, ha subrayado Enrico Sanzo, general manager de Cegedim España, quien ha apostado por una plataforma única que concentre la información.