Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 10:50

El médico de Familia no debe recomendar el cigarrillo electrónico para dejar de fumar

Este dispositivo no cuenta con suficientes garantías de seguridad y añade sustancias tóxicas que no contiene el cigarrillo tradicional

Sábado, 31 de mayo de 2014, a las 15:29
Javier Leo. Sevilla
El especialista en Medicina de Familia y Comunitaria no debe recomendar a sus pacientes la utilización del cigarrillo electrónico como método de deshabituación tabáquica debido a la falta de estudios concluyentes sobre su seguridad y a que los niveles de adicción a la nicotina parecen mantenerse respecto al cigarrillo tradicional.

Andrea Gallego, coordinadora del Grupo de Tabaquismo de SEMG; Esteve Saltó, vicepresidente del CNPT; y Elsa López, moderadora de la mesa de debate.

Esta ha sido la principal conclusión surgida en la mesa de debate ‘Cigarrillo electrónico ¿solución o nueva adicción?’, celebrada en el marco del XXI Congreso Nacional de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia que concluye este sábado en Sevilla. Para el vicepresidente del Comité Nacional para la Prevención del Tabaquismo (CNPT) y especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública, Esteve Saltó, el cigarrillo electrónico “no es un buen instrumento de deshabituación porque no incita a dejar el tabaco, sino más bien a simultanearlo con el cigarrillo tradicional”.

“Hablamos de un dispositivo para vehiculizar nicotina que sitúa esta sustancia en estado puro a tan solo tres milímetros de la boca”, ha comentado Saltó, quien ha añadido que en España “ya se han registrado más de 200 intoxicaciones por ingesta involuntaria de nicotina desde 2012”. El número dos del CNPT ha especificado además que el cigarrillo electrónico “añade algunas sustancias tóxicas que no están en el cigarrillo común, incluso algunas son metales pesados como el cadmio o el níquel”.

En este sentido, la coordinadora del Grupo de Tabaquismo de la SEMG, Andrea Gallego, ha recomendado a los facultativos de Primaria que “no demonicen este dispositivo, pero sí expliquen a sus pacientes lo que es”. “La eficacia como deshabituador tabáquico no está demostrada científicamente y todavía existen grandes dudas sobre su seguridad”, ha asegurado Gallego.

ENLACES RELACIONADOS:

Trigueros: "Primaria necesita un frente común con sus pacientes" (30/05/14)

El mercado de ‘app’ médicas exige su propio ‘NICE’ (30/05/14)

Sendín pide la unión federal a las sociedades de AP (29/05/14)

Familia plantea sustituir examen MIR por ECOE (29/05/14)