Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30

El Marañón cuenta con el primer acelerador en miniatura para el tratamiento del cáncer

Permitirá un ahorro de más de 2.000 sesiones de radioterapia externa al año

Miércoles, 18 de junio de 2014, a las 11:42
Redacción. Madrid
El Hospital General Universitario Gregorio Marañón ha incorporado un acelerador lineal de electrones miniaturizado portátil para el tratamiento del cáncer. Según ha informado la Consejería de Sanidad, este aparato permite concentrar en una dosis el equivalente a seis sesiones de radioterapia externa, aumentando la seguridad y eficiencia y disminuyendo la radiación en tejidos sanos. Asimismo, permite tratar a más pacientes, más complejos, en menos sesiones y con menos secuelas.

Javier Rodríguez.

El consejero de Sanidad, Javier Rodríguez, ha presentado el nuevo acelerador lineal miniatura, denominado LIAC, que se utiliza para administrar radioterapia intraoperatoria durante cirugía de cáncer, una técnica que, según Rodríguez, mejora los resultados del tratamiento al contar con mayor precisión e intensidad radioterápica y conseguir una altísima disminución de la toxicidad en los tejidos sanos. Asimismo, la incorporación del LIAC permite realizar todo el procedimiento en el mismo quirófano sin transportar al enfermo a los aceleradores exteriores, lo que aumenta significativamente la seguridad del procedimiento y la protección del enfermo, ha asegurado el consejero.

El LIAC disminuye las visitas al hospital en pacientes que necesitan radioterapia porque ya han recibido una parte de su tratamiento en la cirugía, lo que se traduce en una media de cinco a diez sesiones diarias estándar de radioterapia menos por paciente. Esto repercute también en una optimización de los recursos, ya que supone una reducción en un 20 por ciento de pacientes al año, es decir, entre 500 y 700 visitas de frecuentación hospitalarias menos al año, ha concluido Rodríguez.

El Hospital Gregorio Marañón estima que se podrán realizar más de 150 procedimientos al año con el LIAC. El uso de esta tecnología solo supone una mínima prolongación del tiempo quirúrgico, alrededor de 20 minutos, lo que habilita que se puedan realizar, en ocasiones, entre dos y tres al día. Además, la reducción de sesiones de radioterapia de la que se benefician los pacientes tratados con el acelerador miniaturizado de electrones permitirá un ahorro de más 2000 sesiones de radioterapia externa al año, y facilitará el acceso a más de 100 pacientes al año a los aceleradores lineales convencionales.