Redacción Médica
20 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 14:35
Martes, 10 de noviembre de 2015, a las 12:33
Redacción. Santiago de Compostela
Investigadores del Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago (IDIS) y del Laboratorio Ibéricos Internacional de Nanotecnología (INL) han logrado “avances prometedores” en el marco del proyecto ‘InveNNta’, que ha supuesto la puesta en marcha de cinco iniciativas en tres áreas.
 

José Castillo, director científico del IDIS.

Así lo ha explicado el Hospital Clínico, en la que han recordado que las áreas se han centrado en diagnóstico oncológico, técnicas de diagnóstico para neurología y nuevas terapias contra el cáncer.
 
Estos trabajos se han realizado, según ha señalado el IDIS, de acuerdo con objetivos “estratégicos” orientados a crear las bases para una red de innovación en nanomedicina. Otro de los fines perseguidos por ‘InveNNta’ se centran en el desarrollo de sistemas de diagnóstico hasta la fase de prototipo para aplicaciones en la lucha contra el cáncer y enfermedades neurológicas, con el propósito de aliviar los actuales costes sanitarios y de dependencia.
 
El presupuesto total del proyecto ha sido de 2.811.911 euros, cofinanciado por fondos Feder de la Unión Europea dentro del Programa Operativo de Cooperación Transfronteriza España-Portugal 2007-2013 (Poctep). A lo largo de dos años de ejecución, más de 40 investigadores del Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago de Compostela y del Laboratorio Ibérico Internacional de Nanotecnología han logrado avances, según han valorado.
 
En materia de tratamiento agudo del ictus isquémico, el Laboratorio de Investigación de Neurociencias Clínicas del IDIS ha identificado un grupo de biomarcadores “que permiten predecir este riesgo”, según han destacado, para añadir que la colaboración con el INL ha permitido el desarrollo de un biosensor capaz de hacer estas determinaciones en pocos minutos y en la cabecera del enfermo.
 
Asimismo, la investigación del proyecto  ha permitido desarrollar unas nanopartículas estables, con una recubierta biocompatible, que se incorporan a la célula y que permiten el seguimiento ‘in vivo’ por resonancia de las células. En la actualidad, los investigadores del proyecto están a punto de concluir el desarrollo preclínico para poder testarlas, han señalado.