Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Miércoles, 23 de enero de 2013, a las 15:57
SE TRATA DE TECNOLOGÍA PIONERA PARA EL DOLOR CRÓNICO DE ESPALDA
El General de Valencia implanta el primer estimulador analgésico compatible con la resonancia magnética
Especialistas han llevado a cabo el procedimiento este miércoles en dos pacientes

Redacción. Valencia
El Hospital General de Valencia ha implantado a dos pacientes este miércoles, por primera vez en el mundo (según fuentes del propio centro), sistemas de neuroestimulación para el dolor crónico de espalda y piernas diseñados para ser compatibles con la resonancia magnética de cuerpo entero. Hasta el momento los sistemas de neuroestimulación, una tecnología de apoyo muy efectiva para el control del dolor crónico, solo eran compatibles con la resonancia magnética craneal.

Sergio Blasco, gerente del General de Valencia.

La resonancia magnética es la prueba de referencia de diagnóstico por la imagen más precisa y habitual para detectar anormalidades en tejidos blandos y determinar gran parte de enfermedades incluido el cáncer, accidentes cerebrovasculares o problemas neurológicos. Cada año se estima que se realizan 60 millones de resonancias en todo el mundo. Los pacientes implantados con un neuroestimulador estaban obligados a buscar pruebas alternativas menos precisas e incluso se podían ver forzados a la incómoda y costosa explantación del dispositivo de neuroestimulación en el caso de que la resonancia fuese absolutamente necesaria.

“Esta nueva tecnología da respuesta a una necesidad médica con beneficios que redefinen las posibilidades de diagnóstico de las personas implantadas con terapias de neuromodulación”, explica el jefe del servicio de anestesia, reanimación y tratamiento del dolor del Hospital General de Valencia, José De Andrés, encargado de realizar el primer implante de este nuevo y único sistema.

Las ventajas de estos nuevos dispositivos beneficiarán a los pacientes y no supondrán mayor gasto sanitario puesto que mantienen el mismo coste que los tradicionales. Asimismo, los dos implantes se han realizado esta mañana en los quirófanos de cirugía mayor ambulatoria, sin necesidad de ingreso de los pacientes. Esta mañana se ha llevado a cabo la primera fase de la implantación y en una semana se valorará el resultado en los pacientes para realizar la implantación completa del nuevo neuroestimulador, ha explicado José De Andrés.

El dispositivo, que ha sido recientemente certificado con la marca CE, consta de un nuevo diseño, electrodos, mando de paciente y sistema de recarga que proporcionan a los pacientes protección frente a la resonancia magnética.

Fabricado por una multinacional tecnológica, a sus características finales ha contribuido, entre otros, la colaboración y un estudio prospectivo llevado a cabo por médicos de la Unidad del Dolor del Hospital General Universitario de Valencia y el responsable de la Unidad de TC y Resonancia del mismo centro que durante 18 meses analizaron los efectos secundarios en 31 pacientes voluntarios con estimulación de la médula espinal.

Intervención realizada en el Hospital General este miércoles (imagen cedida por el centro).

En dicho estudio se vio que el fuerte campo magnético y los pulsos de radiofrecuencia que utiliza la resonancia para crear imágenes de las estructuras del cuerpo, puede provocar el calentamiento de los neuroestimuladores tradicionales, cambios en su programación o incluso alteraciones en los tejidos circundantes por desplazamiento.

Terapia de neuroestimulación

La terapia de neuroestimulación para el dolor crónico utiliza una bateria situada debajo de la piel del paciente que libera impulsos eléctricos a la medula espinal, por medio de unos electrodos implantados en el espacio epidural del paciente, que bloquea las señales de dolor que llegan del cerebro.