Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45

El especialista “exige demasiado a Primaria” en detección precoz

El 20 por ciento de los que acuden a AP presentan cuadro depresivo o de ansiedad

Martes, 17 de febrero de 2015, a las 14:08
Marcos Domínguez. Madrid

Miquel Bernardo (izquierda) y Miquel Roca.

El diagnóstico precoz es una de las herramientas más eficaces para el abordaje eficaz de las enfermedades y la optimización de los recursos sanitarios, lo que pone el foco en la Atención Primaria. Sin embargo, los especialistas comienzan a darse cuenta de que se le “exige demasiado a Primaria en detección precoz”, ha admitido Miquel Roca, presidente de la Fundación Española de Psiquiatría y Salud Mental, a propósito del infradiagnóstico que existe de los trastornos depresivos.

Por eso mismo, afirma que los especialistas están trabajando continuamente con estos profesionales sanitarios. “La Primaria es claramente consciente de esta situación ya que es ella la que tiene que dar las bajas laborales”, ha explicado en un encuentro informativo. El 20 por ciento de los que acuden a la consultan presentan un cuadro depresivo o ansioso, pero menos del 50 por ciento de los pacientes recibe atención adecuada por ello.

Roca ha explicado que uno de los planes que se están poniendo en marcha para el futuro es el de mejorar el cribado de pacientes para determinar aquellos que pueden ser tratados en el primer nivel asistencial de los que deben ser derivados al especialista, introduciendo preguntas específicas en las entrevistas clínicas. Las comunidades autónomas están jugando un papel activo en este aspecto, así como en la prevención del suicidio, ya que la depresión es un factor determinante. Programas llevados a cabo en Barcelona (en el barrio del Eixample) o en la comunidad de Madrid (asignando un código a las personas que acuden a urgencias con algún síntoma de conducta suicida) han demostrado un gran éxito en la prevención de este problema.

A pesar de ello, Jerónimo Saiz,  jefe del Servicio de Psiquiatría del Ramón y Cajal, considera que la depresión “no recibe la atención que merece en las políticas sanitarias”. Y es que es la causa de discapacidad que más está creciendo en los últimos años con respecto a las previsiones que se hicieron décadas atrás. En la actualidad, la prevalencia anual en España se sitúa entre el 4 y el 5 por ciento, con la probabilidad de que una de cada diez personas sufra este trastorno a lo largo de su vida, mayoritariamente mujeres (en una proporción de 3 a 1) alrededor de los 30 años.

Jerónimo Saiz.

La depresión cuesta el 1 por ciento del PIB europeo

Además, un 10 por ciento de trabajadores causará baja por depresión, con una duración media de 30-40 días. Con la crisis y a pesar de que este tipo de trastornos ha aumentado, el número de bajas por esta causa ha disminuido debido al miedo a perder el empleo, si bien “el rendimiento se ve claramente perjudicado”. Se calcula que el coste de la depresión y sus consecuencias supone el 1 por ciento del PIB en Europa.

A pesar de que la investigación ha mejorado el conocimiento de esta enfermedad y de la mejora de los fármacos, que han reducido sus efectos secundarios (algo muy importante dada la duración de la enfermedad y la alta probabilidad de recaídas), “no se ha traducido en mejores resultados”, ha señalado Miquel Bernardo, presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría Biológica. “Sabemos más de lo que realmente podemos hacer”.

ENLACES RELACIONADOS

España triplica el consumo de antidepresivos (14/01/2015)