Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:05
Martes, 03 de marzo de 2015, a las 14:27
Lorena Martínez. Madrid
Un 6,8 por ciento de la población consume a diario algún tipo de hipnosedante, cifra que suma dos puntos con respecto al anterior registro presentado por el Ministerio de Sanidad con respecto a la Encuesta sobre alcohol y drogas en España. Esta tendencia ascendente se viene observando desde el año 2005. Entonces, el 5,1 por ciento de la población reconocía haber ingerido esta sustancia en los últimos doce meses mientras que en 2013 el 12,2 por ciento de la población admite su ingesta. Además, un 1,2 por ciento de los encuestados consume hipnosedantes sin receta.

Francisco Babín, delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas.

El perfil principal del consumidor de hipnosedantes en España es femenino. El 16 por ciento de mujeres admite su toma durante 2013 frente al 8,5 por ciento de varones, cuya edad media de inicio en el consumo es la más alta de todas las sustancias analizadas, con 35,2 años. Un circunstancia que, según ha manifestado Francisco Babín durante la presentación del informe, se explica por “un aumento del arsenal terapéutico en la práctica clínica en los últimos años”. No obstante, anuncia que el Ministerio de Sanidad vigilará la posible excesiva promoción de un medicamento determinado en la práctica de los profesionales sanitarios.

Tercera sustancia adicitiva más consumida

En 2013, los hipnosedantes se sitúan como la tercera sustancia adictiva más consumida, por detrás del alcohol y del tabaco. Ambas anotan un ligero incremento desde 2011, pasando, en el caso de los cigarrillos, de un 40,2 a un 40,7; del 76,6 al 78,3 con respecto al alcohol y del 11,4 al 12,2 si hablamos de estos medicamentos. No se aprecia en esta subida el cannabis, que reducen su proporción de consumidores en 4 décimas, pero supone una de las principales preocupaciones para la Delegación del Gobierno encargada del Plan Nacional sobre Drogas.

Crece la preocupación por el consumo de cannabis en menores

Alrededor de 687.000 personas en España presentan un consumo problemático de cannabis y 168.677 personas han comenzado a consumir cannabis en el último año, de las cuales, el 36 por ciento son menores de edad. Se trata de la droga con una mayor incidencia anual de consumo y para el delegado del Gobierno es preciso “trabajar en sensibilización” y desterrar falsas creencias sobre los posibles beneficios de esta droga presentados por “grupos pro cannabis interesados en aumentar su cuenta corriente”. “Estamos inmersos en una banalización del consumo de cannabis”, defiende Babín. A este respecto, el 71,1 por ciento de consumidores habituales considera muy importante legalizar la sustancia, mientras que, en el caso de la población no consumidora el porcentaje se reduce hasta el 26,9 y casi la mitad (43,4 por ciento) ve la posibilidad de regularizar su uso como “nada importante”.

En términos generales, el 74 por ciento de la población de entre 15 y 64 años ha consumido una o dos sustancias adictivas en 2013, mientras que solo el 13,6 por ciento se posiciona en la opción contraria. Los hombres se mantienen como el género con tasas más altas de consumo (a excepción de los citados hipnosedantes) en tabaco, alcohol y cannabis se posicionan alrededor de 10 puntos por encima. Babín ha destacado que la Ley 28/2005 y la 42/2010 han logrado un “notabilísimo” descenso global del tabaquismo en España, mientras que en el caso del alcohol se observa un consumo de riesgo del 4,5 por ciento, esto es, 1.600.000 personas de las que solo 300.000 son mujeres.

Mínimos históricos de sustancias ilícitas

Con respecto al consumo de cocaína, la delegación confirma una tendencia descendente iniciada en 2007 que ha propiciado “un menor protagonismo de esta sustancia en las consultas de centros de atención a la drogodependencia”. El éxtasis, las anfetaminas y los alucinógenos cosechan mínimos históricos y las nuevas sustancias mantienen una prevalencia baja, tanto, que, según se subraya, 3 de cada 4 españoles no han oído hablar de ellas.

La disponibilidad de sustancias ilícitas percibida por la población continúa en descendencia y la información sobre dichos productos se busca sobre todo en los medios de comunicación (45 por ciento de los casos) y en Internet (30 por ciento). Los ciudadanos muestran además interés en recibir datos a través de charlas y cursos o por parte de los profesionales sanitarios, fuente informativa solo en un 8,7 por ciento de los casos.

 
ENLACES RELACIONADOS

Acceda a los resultados de la Encuesta sobre alcohol y drogas en España 13/14