Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10

El Complejo Hospitalario de Cartagena, líder en patología digital

Se ha convertido en un referente a nivel nacional e internacional

Martes, 27 de octubre de 2015, a las 19:00

Patología digital. 

Un patólogo del hospital del Rosell puede compartir y manejar la imagen anatomopatológica de una preparación que un compañero, desde el hospital de Santa Lucía, ha compartido con él. Esto es así gracias a que el Complejo Hospitalario de Cartagena es pionero en patología digital.

Entre las muchas ventajas que tiene esta digitalización de los procesos se encuentra la de mejorar la seguridad del paciente de manera notable, así como la calidad del diagnóstico.  La implantación de este sistema llegó en marzo de 2014 tras una primera fase de  un sistema de trazabilidad de las biopsias y piezas quirúrgicas. La segunda se produjo en febrero de este año  y conllevó la digitalización de las preparaciones anatomopatológicas.

Además, y de una manera más práctica, estos nuevos sistemas ahorran también tiempos de desplazamiento entre consultas de los diferentes patólogos.

Las ventajas de este sistema digital no acaban aquí, ya que en un futuro se podría llegar a crear un portal de telepatología a nivel regional o permitir el estudio de las imágenes digitales en pantallas de alta definición sustituyendo al microscopio convencional en el trabajo.

El proyecto está siendo desarrollado en colaboración con Roche Diagnostics, que eligió a este complejo hospitalario para convertirse en referente de este nuevo sistema digital, tanto a nivel nacional como internacional.

Funcionamiento

El servicio de Anatomía Patológica cuenta con un sistema de trazabilidad electrónico con códigos QR, Quick response code, que permiten el seguimiento de las muestras que se envían para su estudio y así saber en todo momento, en tiempo real,  dónde se encuentran, quién las ha manipulado y dónde se ha archivado.

Asimismo, posibilita el control de aquellas muestras que salen del hospital como casos de consulta, de segunda opinión o para almacenamiento en el Biobanco. Recientemente también se ha extendido el sistema a los servicios quirúrgicos con el fin de conocer el circuito de la muestra desde el momento de su extracción hasta que lo recibe el servicio de Anatomía Patológica.