Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00

El 30% de los centros de salud españoles no tiene acceso a pruebas para detectar fallos renales

Por primera vez en la historia hay más pacientes trasplantados que con tratamiento renal sustitutivo

Jueves, 14 de marzo de 2013, a las 13:57

Javier Leo / Imagen: Miguel Ángel Escobar. Madrid
El 30 por ciento de los centros de salud en España no permite a sus médicos de Familia el acceso a pruebas diagnósticas para la detección de enfermedad renal crónica (ERC), según han denunciado los representantes de las sociedades españolas de médicos de Atención Primaria (AP) con motivo de la celebración este jueves del Día Mundial del Riñón. En concreto, el 30 por ciento de los centros de salud no puede solicitar una prueba de creatinina, el 10 por ciento no permite pruebas de proteínas en la orina y el 40 por ciento no facilita la prescripción de ecografías abdominales, ha indicado Salvador Tranche, secretario general de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc).

De izquierda a derecha: Salvador Tranche, secretario de Semfyc; María Jesús Rollán, presidenta de la Sociedad Española de Enfermería Nefrológica (Seden); Alberto Martínez Castelao, presidente de la SEN; Rafael Matesanz, director de la ONT; Benjamín Abarca, presidente de la SEMG; José Luis Llisterri, presidente de Semergen; y Alejandro Toledo, presidente de Alcer.

El presidente de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), José Luis Llisterri, ha calificado esta situación como “muy grave” y ha reclamado a las administraciones nacionales y autonómicas que garanticen el “acceso universal” a este tipo de pruebas diagnósticas para garantizar la equidad y la igualdad en el Sistema Nacional de Salud (SNS). Las tres sociedades de médicos de AP (Semfyc, Semergen y SEMG) han hecho hincapié en el papel clave de los médicos de Familia en la detección precoz de la ERC y en la ralentización de su progreso mediante el control de los factores de riesgo en los primeros estadios de la enfermedad.

Rafael Matesanz explica a Redacción Médica las cifras de trasplantes renales.

José Luis Llisterri denuncia la falta de equidad en el acceso a pruebas diagnósticas en Atención Primaria.

Bajo el lema “Paremos el daño renal agudo”, la Sociedad Española de Nefrología (SEN) ha organizado una jornada divulgativa en la que ha contado con la participación de los médicos de Familia, la Enfermería nefrológica, las asociaciones de pacientes y la Organización Nacional de Trasplantes (ONT). Entre los datos destacados durante el acto está el descenso de la incidencia de la ERC en España (121 casos por millón de habitantes),  acompañado por el aumento del número de trasplantes de riñón (2.551 en 2012) y la reducción de las listas de espera para una intervención (el 60% de los pacientes que lo necesitan son trasplantados antes de un año).

Más pacientes trasplantados que en diálisis

Tal y como ha destacado el director de la ONT, Rafael Matesanz, “España ha logrado por cuarto año consecutivo reducir la lista de espera para un trasplante renal. Es el único país del mundo que lo ha conseguido”. Además, ha añadido, “por primera vez en la historia se ha conseguido que haya más pacientes con ERC con un riñón trasplantado (25.500) que pacientes en diálisis (25.200)”. Otro de los aspectos subrayados por Matesanz ha sido el aumento de los trasplantes de donante vivo, que ya suponen casi el 15 por ciento del total de trasplantes renales en España.

Daño renal por la prescripción de antiinflamatorios

Entre los aspectos a mejorar en el abordaje de la ERC se encuentra el control de la prescripción de los fármacos nefrotóxicos, en especial los antiinflamatorios, y las pruebas diagnósticas con contraste. Entre el 25 y el 30 por ciento de los pacientes que presentan daño renal agudo en un hospital lo presenta por estas prescripciones. Según ha explicado el presidente de la SEN, Alberto Martínez Castelao, “en ocasiones este daño se produce porque a algunos pacientes se les aplican fármacos sin tener en cuenta que ya tienen un daño renal previo, una enfermedad renal crónica oculta que ha pasado desapercibida o no se ha diagnosticado”.

Para evitar estos problemas, la SEN, junto a otras 10 sociedades científicas, ha puesto en marcha la Alianza Nacional frente a la ERC. Fruto de esta colaboración se ha elaborado un documento de consenso con el que se pretende controlar la administración de nefrotóxicos, la automedicación y, en general, mejorar el manejo conjunto del paciente con ERC entre Primaria y Nefrología. En este sentido, la prevención es un factor clave, ya que el 50 por ciento de los pacientes que entra en tratamiento renal sustitutivo lo hace través de Urgencias, tal y como ha comentado Alejandro Toledo, presidente de la Federación Nacional de Asociaciones Alcer.