Redacción Médica
26 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 16:50

Un 15% de los estudiantes de Medicina llega a pensar en el suicidio

Desde el CEEM apuntan que se debe a que no está bien enfocada

Domingo, 13 de septiembre de 2015, a las 14:07
Redacción. Madrid
Medicina es una de las carreras más exigentes del panorama actual. Y es que la nota de corte, la cantidad de apuntes y los años de especialidad hacen que esta ocupación sea fuente de estrés y preocupación para aquellos que deciden estudiarla. Un dato que pone de manifiesto esta realidad ha sido que el 15 por ciento de los estudiantes de Medicina de Reino Unido ha expresado haber pensado en el suicidio, según una encuesta realizada por la revista BMJ.

También en este estudio se ha puesto de manifiesto que de los 1.122 encuestados el 30 por ciento declaró que había experimentado y que había recibido tratamiento para tratar problemas de Salud Mental como estrés o ansiedad mientras estaba en la facultad.

“El estudiante de Medicina vive con mucha ansiedad por cómo se enfoca la carrera”, ha explicado a Redacción Médica el presidente del Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM), Juan Pablo Carrasco. Por su parte, el máximo representante de los alumnos ha incidido que este estrés no se produce por el contacto con el paciente, sino por la “exigencia malentendida de la carrera” por la cantidad de contenido teórico y el hecho de tener que compatibilizarlo con las prácticas clínicas.

Asimismo, ha manifestado que desde las distintas facultades no se termina de gestionar esa exigencia tan dura que viven los estudiantes que deciden elegir esta carrera de ciencias. “La educación en España debería estar más centrada en el estudiante con un rol mucho más activo y estar enfocado de una forma distinta: con clases reducidas, aprendizaje basado en problemas y  que no sean clases magistrales con un test a final de curso”, ha propuesto Carrasco.

Proyectos de cara al futuro

En la actualidad, desde el Consejo de Estudiantes se está trabajando conjuntamente con la Organización Médica Colegial (OMC) a través de la Fundación para la Protección Social, y con la Fundación Galatea para intentar encontrar una solución a problemas como el suicidio.

No se trata de la única iniciativa que se trabaja desde este consejo estudiantil. Con anterioridad se creó una división de formación de habilidades personales donde se trabaja la inteligencia emocional, la resolución de conflictos, el estrés y la ansiedad a través de talleres. Todo ello, como ha concluido Carrasco, para intentar reducir la carga que lleva a los jóvenes a la ansiedad y, en muchos casos, a la desmotivación.
 
ENLACES RELACIONADOS

Los psicólogos carecen de los recursos suficientes para combatir el suicidio (09/09/2015)