Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 16:00

Descubren una proteína del brócoli que logra frenar el envejecimiento de la piel

Este componente, al que han llamado BOP, y que también puede ayudar en el proceso de regeneración en casos de quemaduras o cáncer

Domingo, 20 de febrero de 2011, a las 17:47

Redacción. Murcia
Cuatro investigadores del Centro de Edafología y Biología Aplicada del Segura (Cebas), dependiente del CSIC, han descubierto una proteína en el brócoli que frena el envejecimiento de la piel y favorece su regeneración en caso de quemaduras o cáncer de piel. La proteína con la que están trabajando para sus posibles aplicaciones en cosmética la han llamado BOP, según ha indicado una de las responsables del proyecto, Micaela Carvajal, quien señaló que se está preparando la patente de la misma.

Tras cuatro años de trabajo en distintos estudios de brócoli, en el campo de Lorca, estos cuatro investigadores se encuentran en la fase de diseñar el formato y la presentación que debe de llevar esta proteína para su comercialización en cosmética y Carvajal confía en que esta línea de investigación finalice en un par de años.

Se trata pues de la estabilización de la misma en una base, aunque todavía no se ha decidido si será una crema o un gel, lo que dependerá de los resultados de la investigación. Otra de las posibles aplicaciones de esta proteína será en el área terapéutica, pues puede ayudar a la cicatrización en caso de quemaduras o de cáncer de piel.

Concretamente, es la empresa AQP & Ingredients, creada a partir de este grupo de científicos y ubicada en el Parque Científico de Murcia, la que se encarga de llevar a cabo este línea de investigación.

Propiedades digestivas

Este grupo de científicos también ha trabajado durante más de diez años en las cualidades del brócoli en el terreno alimentario, ya que según explicó otra de las científicas del Cebas, Cristina García-Viguera, contiene propiedades para prevenir enfermedades como el cáncer, sobre todo los relacionados con el sistema digestivo y respiratorio. Así, han cultivado unos brotes de brócoli, que ya están comercializados y que se están utilizando en la alta cocina de Murcia, cuyas propiedades están más concentradas y que además se puede tomar crudo, sin perderlas en el proceso de cocinado.

Este grupo de trabajo, integrado también por Diego A. Moreno y María Carmen Martínez, colabora al mismo tiempo con empresas de Alemania y Francia, pues se trata de un proyecto europeo en el que participan distintas entidades.