Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 11:15

Cuatro hospitales aplican un tratamiento revolucionario para el ictus isquémico

Multiplica por cuatro las posibilidades de tener más autonomía en las actividades básicas de la vida diaria

Viernes, 17 de abril de 2015, a las 17:31
Redacción. Barcelona
Los hospitales Vall d’ Hebrón, Clínico, Bellvitge y Germans Trias han publicado en la revista científica ‘New  England Journal of Medicine’ los resultados de un ensayo clínico que demuestra la eficacia de desobstruir las arterias cerebrales afectadas en los pacientes con ictus más complejos con dispositivos de nueva generación introducidos por microcatéter.

Imagen de la presentación del estudio.

Una delegación catalana se ha desplazado a Glasgow, en Escocia, para explicar los resultados exitosos del proyecto en el congreso de la Organización Europea de Ictus (‘European Stroke Organisation Conference’). Las conclusiones del estudio Revascat demuestra que estos pacientes multiplican por cuatro las posibilidades de tener más autonomía en las actividades básicas de la vida diaria; aumentan un 70 por ciento las opciones de recuperación de la capacidad funcional; reducen a la mitad la media de infarto cerebral causada por ictus, y tienen una mayor calidad de vida.

"Estos resultados muestran el compromiso de mejora del Gobierno y del Departamento de Salud, con independencia de la situación económica", ha valorado el consejero de Salud, Boi Ruiz, que ha aprovechado para poner en valor dos elementos indispensables: la excelente organización sanitaria pública y el conocimiento de alto nivel y compromiso de los neurólogos".

En la misma línea, el director general de Planificación e Investigación en Salud, Carlos Constante, también ha felicitado a "los profesionales de primer nivel" y ha destacado "el estudio elevadísimo" del Revascat, que ha sido posible gracias a la red de atención urgente de ictus en todo el territorio.

Dávalos: “Estamos delante de una auténtica revolución”

“Estamos ante una auténtica revolución", ha resumido Antonio Dávalos, coordinador del estudio y director clínico de Neurociencias del Germans Trias y del programa corporativo de ictus del Instituto Catalán de la Salud (EQUIS), que ha resaltado que estos resultados han sido posibles gracias a "la buena organización" del país en relación a la atención urgente del ictus.

"La neurología catalana vascular es puntera", ha afirmado el responsable del Plan Director de la Enfermedad Vascular Cerebral, Miquel Gallofré, que también se ha desplazado a Glasgow con la comitiva de Expertos catalanes.
Entre noviembre de 2012 y diciembre de 2014, hasta 200 pacientes catalanes han participado en este trabajo de investigación que, junto con otros grupos internacionales, ha sido un ensayo clínico pionero en el ámbito de la patología vascular cerebral y realizada en el marco del sistema sanitario público catalán. El trabajo, hecho conjuntamente entre los cuatro hospitales de referencia catalanes, ha contado también con la colaboración de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) y la Universidad de Pittsburgh (Estados Unidos).

El ictus es una enfermedad con un impacto social muy alto. En Cataluña es la primera causa de mortalidad entre las mujeres, la tercera entre los hombres y la primera causa de discapacidades. Se produce por una alteración de la circulación de la sangre en el cerebro y el tratamiento precoz es básico para conseguir que el paciente se recupere y minimizar sus secuelas. En un 15 por ciento de los casos, la causa es una hemorragia cerebral pero los ictus más comunes son los isquémicos (85 por ciento), en que una arteria del cerebro se obstruye por un trombo.

Se abre una nueva etapa en el tratamiento del ictus isquémico

Hasta hace poco, el único tratamiento eficaz de que se disponía para tratar el ictus isquémico era la trombólisis endovenosa, pero este tratamiento tiene una eficacia muy limitada en los ictus graves y complejos, cuando el trombo se sitúa en una arteria principal del cerebro (en el 25%). Esto explica que en los últimos años un número creciente de estos casos se haya tratado con terapias endovasculares, fundamentalmente la  trombectomia mecánica. Este tratamiento no demuestra ser eficaz respecto al tratamiento médico en los ensayos clínicos iniciales, lo que motiva la puesta en marcha de otros estudios que incorporaban modificaciones metodológicas y técnicas importantes. En esta línea, la aportación de la investigación catalana ratifica los beneficios del uso de los catéteres de nueva generación, los cuales tienen una malla (stent) que atrapa el trombo y después se extrae.

El procedimiento empleado es de una enorme complejidad, pues, supone llegar a áreas muy delicadas del cerebro mediante navegación endovascular y extraer el trombo a través de la introducción de un catéter desde la arteria femoral hasta el área afectada. Sólo puede ser realizada en hospitales terciarios con profesionales altamente calificados, como los hospitales que han participado en el estudio -Vall de Hebrón, Bellvitge, Germans Trias y Clínic- que realizan el 86 por ciento de estos tratamientos complejos. una proporción elevada que, sumada al hecho de que se ha incluido en Revascat a todos los pacientes que cumplían los criterios de inclusión de forma ininterrumpida durante dos años en estos centros, ha sido decisiva en los resultados del estudio.

La organización de la atención es clave para reducir el tiempo

Cataluña cuenta con una de las redes de atención para los pacientes con ictus en fase aguda más avanzas del mundo, compuesta por hospitales terciarios, de referencia y comarcales, 12 de los cuales están conectados por el sistema Teleictus 2.0. Coordinada por el Plan Director de la Enfermedad Vascular Cerebral del Departamento de Salud, esta red une los esfuerzos de los profesionales de los hospitales, de los Sistemas de Emergencias Médicas (SEM) y de toda la red sanitaria, para atender los más de 13.000 pacientes que sufren un ictus cada año en Cataluña. El sistema de Código Ictus, que cubre todo el territorio desde el 2006, hace posible que cada paciente sea tratado de la forma más adecuada, según sus síntomas y el lugar donde haya sufrido el ictus.

La tasa de tratamientos de reperfusión en pacientes con ictus en Cataluña es una de las más elevadas del mundo. Esta información es conocida porque todos los profesionales implicados introducen los tratamientos realizados en un registro del Departamento de Salud que se audita periódicamente para asegurar la exhaustividad. La red catalana de atención aguda está preparada para poder incorporar los nuevos tratamientos de forma inmediata con el esfuerzo y colaboración de los profesionales implicados.

El Objetivo de salud incluido en el Plan de salud 2011-2015 fija en un 15 por ciento la reducción de la mortalidad media por causa cerebrovascular de cara al 2020. En los últimos tres años, la tasa de mortalidad ya se ha reducido un 6,2 por ciento.