18 nov 2018 | Actualizado: 18:10

Completada la implantación de la receta electrónica

Durante 2013, el SNS afrontará el trasvase de pacientes al nuevo sistema de prescripción

Viernes, 14 de diciembre de 2012, a las 00:08

Redacción. Pamplona
La receta electrónica ya está implantada en las 56 zonas básicas de salud de Navarra – 56 centros de salud y en los cerca de 250 consultorios- así como en prácticamente todas las oficinas de farmacia de la Comunidad Foral, que se convierte así en una de las primeras regiones en contar con este sistema de prescripción y dispensación de medicamentos.

Ángel Sanz Barea, gerente del SNS-O.

Con la incorporación esta semana de las áreas de San Adrián, Estella, Los Arcos y Lodosa, los días 11 y 12, el Servicio Navarro de Salud (SNS) ha concluido un proceso iniciado en mayo de 2010, año en el que arrancó el pilotaje en la zona básica de Mendillorri.

A partir de ahora, el SNS incidirá en el trasvase de pacientes del sistema tradicional (receta en papel) al automatizado, con objeto de incrementar el peso de las dispensaciones requeridas por vía electrónica. En la actualidad, el 20 por ciento de las personas con tarjeta sanitaria puede acceder a nuevo sistema (más de 125.000 del Servicio Navarro de Salud y en torno a 2.500 de otros colectivos, como Muface, Mugeju, Isfas y Uso Especial). Asimismo, según datos del mes de octubre, se dispensan con receta electrónica el 12,76 por ciento de los envases, lo que representa un 11,83 por ciento del importe de la factura del mes.

La implantación en los centros y consultorios se ha desarrollado conforme al calendario previsto, pese a las nuevas normas que han surgido en torno a la prestación farmacéutica, que han obligado a modificar las versiones de los sistemas informáticos, caso de las novedades derivadas del sistema de copago, que entró en vigor el 1 de julio de 2012.

Hitos en la implantación de la receta electrónica

A comienzos de 2012 comenzó la implantación tanto en farmacias como en centros de salud y consultorios. Antes del verano de 2012, llegó a todas las oficinas de de Pamplona y durante el verano los técnicos implantaron el sistema en el resto de localidades de Navarra, de manera que en la actualidad la receta electrónica está disponible en todas salvo en tres (por motivos ajenos al SNS, caso de los procesos de cierre o retrasos en la solicitud a los técnicos).

Así las cosas, 1.745 profesionales de medicina y enfermería tienen posibilidad de utilizar el sistema automatizado. Son prácticamente todos los profesionales de Atención Primaria. Para desplegar este sistema también en la Atención Especializada, está previsto iniciar un pilotaje en cardiología y urgencias.

Control del gasto y beneficios

Los objetivos generales del Servicio Navarro de Salud son la optimización del ciclo clínico en relación a la prescripción/dispensación de medicamentos; el control más efectivo del gasto farmacéutico; favorecer el uso racional del medicamento; desburocratizar (eliminando la firma manual) el trabajo de los médicos y de los farmacéuticos; y, a futuro, consolidar un sistema global de prescripción y dispensación que permita tener el historial farmacológico de los ciudadanos.

Para el ciudadano, la receta electrónica aumenta la calidad y seguridad de la prescripción y dispensación. De cara a los profesionales sanitarios, reduce considerablemente la burocracia; aumento la calidad y seguridad de la prescripción y dispensación; permite supervisar el seguimiento de la prescripción por parte del paciente; acceso al historial farmacológico completo del paciente que ayudará a prescribir el fármaco más adecuado para cada caso, entre otros.

Para la administración sanitaria, mejora el control en tiempo real, reduce el número de errores y fraudes, facilita la gestión de la factura farmacéutica, favorece la gestión de alertas y en farmacovigilancia y de recetas no dispensadas.