20 nov 2018 | Actualizado: 12:30

CESM marca su calendario de movilizaciones contra el Ministerio de Sanidad

En función de la respuesta obtenida se tomará una dirección u otra sin descartar la huelga

Miércoles, 07 de octubre de 2015, a las 13:16
David García. Madrid
La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos ha anunciado que ha convocado una concentración para el día 21 de octubre a las puertas del Ministerio de Sanidad como primera medida de su calendario de movilizaciones para denunciar lo que a su juicio es un incumplimiento de los acuerdos firmados con este departamento en julio de 2013.

Albert Tomás i Torrelles, presidente de CESM, junto a Francisco Miralles, secretario general.

En el mismo acto, CESM entregará una petición de diálogo al ministro “para evitar que las movilizaciones vayan a más”, en palabras de Francisco Miralles, secretario general de la organización sindical.

En función de la respuesta de Sanidad, la entidad seguirá un camino u otro en unas movilizaciones en las que, según han asegurado, no se descarta ninguna medida incluida una huelga, aunque matizan que “a los médicos no les gustan las huelgas”.

Entre las demandas de CESM están la de restituir las retribuciones básicas (volver a la situación de 2010); recuperar la jornada laboral de 35 horas; ocupar el cien por cien de todas las plazas vacantes; ofertas de empleo público al menos cada dos años; retirar el borrador del Real Decreto de Gestión Clínica; suprimir los contratos a tiempo parcial y recuperar las partidas destinadas a acción social y formación médica continuada.

Desde CESM se critica la continua bajada desde 2007 de la partida presupuestaria destinada a Sanidad así como las diferencias existentes entre diferentes comunidades ya que, según indican, en el País Vasco hay un gasto de 1.600 euros por habitante y año y en Andalucía unos 900.

"Aun siendo un sistema infrafinanciado, siempre se crecía", ha explicado Albert Tomás i Torrelles, que ha asegurado que con la llegada de la crisis, "el primer error fue ahorrar en lo que no se tenía que recortar, la sanidad".

Tomás i Torrelles ha pedido que la gestión de la sanidad, desde el Ministerio, sea llevada por un médico, que sería "más sensible" a las demandas médicas. 

Además, el presidente de CESM ha criticado la labor del Consejo Interterritorial, que ha definido como "reunión de amigos" y donde una vez acabado, "cada uno sale contando su versión y diciendo que no va a cumplir con lo pactado".

Por su parte, Francisco Miralles ha criticado la falta de diálogo con el actual ministro, con el que según ellos nunca se han sentado "y se han dado pasos atrás como el Real Decreto de gestión clínica".

También ha denunciado las listas de espera y la poca trasparencia que hay con ellas, lo que supone "una bomba de relojería que políticos y gestores se afanan en ocultar".

Miralles ha apuntado además que el colectivo médico es al que más se le ha bajado el sueldo desde 2010 (de entre los trabajadores públicos) y ha pedido la misma retribución para ellos que en 2010, cuando José Luis Rodríguez Zapatero les empezó a bajar el sueldo.

Por último se han referido también al momento actual en el que han planteado estas movilizaciones, muy cerca de las elecciones, y han asegurado que CESM es "apartidista", es decir, que hubieran actuado de igual modo si el partido del Gobierno hubiera sido de otro signo político, y han querido apuntar al respecto que se trata de un "aviso a navegantes para los que vengan" después de las elecciones del 20 de diciembre.

ENLACES RELACIONADOS:
CESM rompe con el Ministerio “definitivamente” (23/09/2015) 

Sanidad mantiene vivo el pacto con los médicos (15/09/2015)