Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30

El médico que desatascó la troncalidad

En dos años ha mantenido múltiples reuniones con todos los implicados

Viernes, 19 de diciembre de 2014, a las 15:45
Redacción. Madrid
Javier Castrodeza aterrizó en el Ministerio de Sanidad en 2012 procedente de Castilla y León para hacerse cargo de la Dirección General de Ordenación Profesional, que con el cambio de Gobierno perdió las asignaciones de Cohesión del Sistema Nacional de Salud y de Alta Inspección. Con esta modificación ya se preveía la importancia que adquiriría la formación y los recursos humanos para la Dirección General en la nueva etapa.

Javier Castrodeza.

En la toma de posesión de su cargo, Javier Castrodeza afirmaba ser consciente de los muchos temas que tenía sobre la mesa (la troncalidad y el desarrollo de nuevas especialidades, entre otros). “Me espera un reto importante en el sistema de formación de este país”, comentaba en ese momento como predicción de los dos años intensos que tendría por delante.

Dos años en los que se ha reunido constantemente con todos los implicados para tratar de sacar adelante un proyecto cuyos primeros pasos se dieron seis años antes y que estaba a punto de acabar el Gobierno socialista cuando tras las elecciones accedió al Ejecutivo el Partido Popular. Castrodeza le dio un aire nuevo a la troncalidad, partiendo casi de cero y volviendo a las reuniones para alcanzar el mayor nivel de consenso.

En este verano, el Boletín Oficial del Estado publicó finalmente el real decreto que regula la troncalidad, la reespecialización y las áreas de capacitación específica. No es el final de los trabajos, sino un esperado punto de partida para empezar a moldear un proyecto que a pesar de estar ya en el papel, sigue siendo suficientemente flexible para que algunas especialidades no acordes con la troncalidad puedan encontrar todavía solución a sus reivindicaciones a medida que se van configurando aspectos como las unidades docentes troncales o los planes de estudio.

Castrodeza tiene claro que está en la política de manera “coyuntural” y no son pocas las veces que así lo manifiesta. Su vocación es la medicina, asistencial y docente, y volverá en un futuro a su plaza en el Hospital Clínico de Valladolid. Pero hasta ese momento, el Ministerio de Sanidad le ha reclamado para hacerse cargo de la Dirección General de Salud Pública, donde le esperan nuevos retos como el de afinar el calendario vacunal infantil o trabajar con las miras puestas en posibles brotes de ébola, que aún está presente en muchos países de África y no hay que perderlo de vista…