17 nov 2018 | Actualizado: 10:10

Tensa reunión entre Castro y los profesionales de Son Espases

Cemsatse no acude y exige la Mesa Sectorial de Sanidad

Lunes, 07 de mayo de 2012, a las 21:38

Redacción. Palma de Mallorca
Reunión más que tensa la que han manteniendo la conseera de Salud, Carmen Castro, y el vicepresidente económico, Josep Aguiló, con los profesionales sanitarios en Son Espases. En el encuentro, en el que también estuvieron presentes el director de Salud Pública, Federico Sbert, y el vicepresidente de Servicios Generales, Martí Sansaloni, se vetó la entrada a los periodistas y, aunque en un primer momento solo estaban convocados los médicos del hospital de referencia, más de 400 trabajadores -enfermeros, administrativos, celadores, etc- consiguieron entrar en el salón de actos en el que se celebraba la reunión.

Trabajadores protestando en la entrada del Hospital.

Con una sonora pitada y con gritos de "dimisión" y "no al cierre" los trabajadores recibieron a Castro y a Aguiló; proclamas que traspasaron las puertas del salón y que pudieron escuchar los periodistas que quedaron fuera del encuentro.

Según aseguraron algunos de los asistentes, la consejera inició su intervención explicando que acudía a "dar la cara" tras anunciar recortes en el sector sanitario, pero enseguida fue interrumpida por los abucheos de los asistentes que tampoco pudieron reprimir su indignación cuando Castro comentó que los 'ajustes' eran necesarios para salvar la difícil situación económica que atraviesan las Islas. "¿Por qué no se recortan los sueldos de los directivos?" o "¿Por qué no se recorta la partida de Marivent?", fueron algunas de las preguntas que lanzaron los sanitarios a modo de contraataque.

Al final de la reunión, Miguel Ángel Romero, de la Federación de Servicios Públicos de UGT, ha explicado que el Gobierno trata de "vender motos por separado" a los colectivos de los distintos centros hospitalarios. A Castro, ha dicho, "se le ha pedido su dimisión, se le ha dicho por qué en vez de un hospital no cierra el metro, se le ha preguntado cuánto supondría cobrar el impuesto de patrimonio y cuántas medidas (de ajuste) se podrían quitar y no ha contestado". "Baja a la arena, parece, para hacerse la foto, pero no ha dado ni una sola respuesta coherente a los profesionales", ha añadido Romero.

La secretaria general de CCOO, Katiana Vicens, empleada además del Hospital Joan March, ha admitido que el encuentro entre los trabajadores y el Gobierno "ha sido un poco caótico" y ha lamentado que "vendan" que para salvar la sanidad pública hay que "sacrificar" una parte de ella. Vicens se ha quejado de la falta de justificación del cierre de los dos hospitales sociosanitarios de Mallorca y de la ausencia de respuesta del vicepresidente Aguiló ante su "oferta" de que acepte estudiar medidas de ahorro alternativas a los recortes anunciados.

También ha participado en la asamblea la presidenta del Colegio de Enfermería de Baleares, Rosa María Hernández, quien ha subrayado que el Gobierno está cargando sobre la sanidad pública el peso del recorte de una deuda que no ha generado un sistema de salud que durante años ha estado "subfinanciado".

Satse y CESM no han acudido

En otro comunicado conjunto, el Sindicato Médico de Baleares (Simebal) y el Sindicato de Enfermería Satse han decidido no asistir a estos encuentros porque no han sido invitados. Además, Satse ha exigido la paralización inmediata de los recortes y la convocatoria urgente de la Mesa Sectorial de Sanidad, al tiempo que ha convocado asambleas informativas en los hospitales a lo largo de esta semana.