Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:30

Casi 2.000 médicos se declaran objetores para seguir atendiendo a inmigrantes

Las tres sociedades de médicos de Primaria coinciden en lo inadecuado de la norma y reciben el apoyo explícito de la OMC y de los estudiantes de Medicina

Lunes, 03 de septiembre de 2012, a las 20:15
Javier Leo / Redacción. Madrid
Un total de 1.980 facultativos del Sistema Nacional de Salud (SNS) han declarado su intención de recurrir a la objeción de conciencia para atender en sus consultas a los inmigrantes en situación irregular que, desde este sábado, no tienen derecho a la asistencia sanitaria gratuita. Según explica Josep Basora, presidente de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (Semfyc), entidad impulsora del registro, es imprescindible que el Gobierno dé marcha atrás en la aplicación de una norma que “vulnera gravemente los principios éticos de beneficencia, justicia y no maleficencia” y que afecta a unos 150.000 ciudadanos.

Los presidentes de Semergen, José Luis Llisterri; Semfyc, Josep Basora, y SEMG, Benjamín Abarca.

La mayoría de los facultativos objetores son médicos de Familia (72%) pero también hay otros sanitarios como psiquiatras (3%), internistas (3%), enfermeros (4%) o pediatras (2%). Por comunidades, uno de cada cuatro objetores (22%) trabaja en la Comunidad de Madrid, seguida de Cataluña (12%), Comunidad Valenciana (9%), Andalucía (7%), Aragón (8%) y Galicia (6,6%). En este sentido, cabe destacar el importante crecimiento registrado durante el pasado fin de semana. Una vez ha entrado en vigor la normativa, el registro de Semfyc ha engrosado sus filas con cerca de 300 nuevos médicos afines a la causa, hasta rozar los 2.000.

Semfyc ha recibido el respaldo explícito de la Organización Médica Colegial (OMC), desde donde recuerdan que la atención al paciente está al margen de si éste está en situación legal o illegal, así como la predisposición a colaborar en la iniciativa de las otras dos organizaciones de médicos de Atención Primaria (AP): la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) y la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

Semergen recuerda que la objeción solo está prevista legalmente ante el aborto

En el caso de Semergen, la sociedad presidida por José Luis Llisterri respeta y ofrece asesoramiento jurídico a los socios que quieran objetar, aunque descarta una adhesión colectiva y recuerda que la objeción de conciencia de los profesionales sanitarios no está prevista legalmente, salvo en el caso de la interrupción voluntaria del embarazo. Por este motivo, “la invocación de la objeción de conciencia que, a título individual, pudiera llevarse a cabo, debería ser resuelta ante los Tribunales de Justicia” y, el médico que se acoja en este caso, “podría incurrir en responsabilidades disciplinarias graves o muy graves”, argumentan.

SEMG y los estudiantes de Medicina abogan por la universalidad de la asistencia

Federico Pérez, presidente del CEEM.

Sin hacer alusión directa a la objeción de conciencia, desde SEMG insisten en que retirar la asistencia sanitaria continuada a este colectivo “no solo va en contra del código deontológico médico y coloca al facultativo en un dilema ético, sino que puede ocasionar la saturación de los servicios de urgencias e incluso suponer un peligro para la salud, al no poder realizar un seguimiento del tratamiento y la evolución de sus enfermedades”.

Por su parte, el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM) ha manifestado su plena adhesión a la iniciativa de Semfyc (también apoyada por la ONG Médicos del Mundo) alegando que “limitar la asistencia sanitaria de un colectivo como es el de la población inmigrante en situación irregular, no solo atenta contra la moral y conciencia del profesional, sino que también es una medida poco segura en lo relativo a la salud pública y no está basada en ningún tipo de evidencia científico económica”.