Redacción Médica
21 de septiembre de 2018 | Actualizado: Jueves a las 22:05

Cardiología del Miguel Servet pone en marcha una técnica pionera en Aragón

Se trata de un tratamiento con catéter para evitar embolias en los pacientes con arritmia cardiaca y alto riesgo de hemorragias con el tratamiento anticoagulante

Lunes, 16 de noviembre de 2015, a las 18:27
Redacción. Zaragoza
Cardiólogos intervencionistas del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza han realizado por primera vez en Aragón una técnica que combina en el mismo acto la ablación de un tipo de arritmia llamada fibrilación auricular y el taponamiento de una cavidad del corazón (la orejuela izquierda) mediante un dispositivo implantado a través de un catéter.

La intervención, realizada por los equipos médicos y de enfermería de las unidades de Electrofisiología y Arritmias, y de Hemodinámica y Cardiología Intervencionista, estuvo dirigida por  Naiara Calvo y Gabriel Galache, con el apoyo de cardiólogos ecocardiografistas y del servicio de Anestesia.

Equipo de Cardiología del Miguel Servet.

Antonio Asso, jefe de la Unidad de Electrofisiología y Arritmias explica que la fibrilación auricular es la arritmia (contracción irregular del corazón) más frecuente. Se estima que la sufre en torno al 2 por ciento de la población general. Su abordaje intervencionista, la ablación, implica realizar una serie de quemaduras contiguas con un catéter hasta aislar eléctricamente las áreas donde se originan los impulsos que causan esa arritmia. De esa forma, bloqueado el paso del impulso eléctrico, se evita la arritmia.

Naiara Calvo, especialista de la unidad de Arritmias y encargada del programa de ablación de fibrilación auricular, augura una expansión de las indicaciones de esta técnica combinada en los próximos años, dado que los resultados publicados avalan su seguridad y eficiencia.

Colaboración multidisciplinar entre equipos, la clave

Afortunadamente, señala la experta, “la mayoría de pacientes sometidos a ablación de fibrilación auricular tiene un riesgo embólico bajo y sólo utilizamos anticoagulantes de manera transitoria”. Por su parte, José Antonio Diarte, jefe de la unidad de Hemodinámica, resalta que “cada vez disponemos de mejores recursos tecnológicos para abordar procedimientos de intervencionismo estructural cardíaco y evitar cirugía, por lo que la cartera de servicios continúa expandiéndose”.

La Jefa de Servicio de Cardiología, Isabel Calvo, destaca que la implantación de estas técnicas es posible gracias a la colaboración multidisciplinar entre equipos de especialistas de Cardiología, Anestesia y el imprescindible papel de una enfermería especializada. No llega a media docena el número de centros en España donde se practica este tratamiento combinado que requiere una alta cualificación por parte de las distintas unidades involucradas