Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 17:00

Bruselas cree que Mato ha puesto la ‘marcha atrás’ a la sanidad pública española

Un informe elaborado por la Comisión Europea reconoce que España cuenta con una buena legislación para reducir las desigualdades sanitarias, pero critica que no se aplique

Jueves, 12 de diciembre de 2013, a las 16:06
Javier Leo. Madrid
La Comisión Europea ha publicado un informe sobre las desigualdades en salud de los países de la Unión Europea en el que advierte a España de que las políticas de austeridad puestas en marcha por el actual Gobierno pueden ‘deshacer lo andado’ hasta ahora por la sanidad pública española.

Ana Mato y Mariano Rajoy.

El análisis, coordinado por el profesor de Epidemiología y Salud Pública del University College of London Michael Marmot, reconoce que España, a pesar de la reciente introducción de políticas específicas contra las inequidades en sanidad, corre el riesgo de que la mayor parte del progreso alcanzado por el Sistema Nacional de Salud (SNS) pueda ser "deshecho" por el “rumbo hacia la austeridad” emprendido por el “Gobierno conservador” del Partido Popular.

En este sentido, la Comisión Europea sitúa a España entre los países con una nota media-alta en lo que se refiere a desigualdades en el acceso a la sanidad, aunque critica que nuestro país no aplique en la práctica las normativas a favor de la reducción de inequidades que aprueba. En concreto se refiere a la Estrategia Nacional de Equidad en Salud, aprobada en 2012, pero sin ‘resultados visibles’ hasta el momento.

La aplicación efectiva de esta estrategia nacional “situaría a España entre los países más desarrollados en la materia, pero la significativa brecha que hay entre las políticas y su implementación la reclasifican en el segundo grupo (de tres)”. En la vertiente positiva, el informe destaca el importante esfuerzo realizado por nuestro país en la última década para reducir diferencias en la atención sanitaria y en el estado de salud de los españoles, un esfuerzo que lo convierte en una “excepción” entre los países del sur de Europa.