Ataque frontal de la OMC a la oficina de farmacia

Advierte del peligro de que el paciente confunda la atención farmacéutica con la pauta terapéutica del prescriptor

mié 22 octubre 2014. 13.52H

Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la OMC.

Marcos Domínguez. Madrid
Un informe de la Organización Médica Colegial sobre el sector farmacéutico, realizado por un grupo de expertos de su Observatorio de la Prescripción, aboga por pasar de un “modelo mediterráneo” de oficina de farmacia, fuertemente regulado, a otro más liberalizado.

El documento se presentó en la asamblea general del 30 de agosto y fue aprobado, tras las convenientes aportaciones de los profesionales, en la del 4 de octubre; sin embargo, no se ha publicado hasta este miércoles, coincidiendo con el inicio del XIX Congreso Nacional Farmacéutico, en Córdoba. En él se apunta al modelo farmacéutico español como un “monopolio artificial” que debería incluir un rediseño regulatorio que “impulse determinados instrumentos de competencia interna y un mercado liberalizado propio de una economía moderna”.

También hace referencia a los traspasos señalando que “las farmacias debieran ser concesiones temporales, obtenidas por sistema meritocrático”. La autorización de la Administración debería, además, ser devuelta “por jubilación, renuncia o defunción del titular”. “Una autorización administrativa”, continúa, “no debe ser, en el ámbito sanitario público, objeto mercantil en sí misma”.

El documento hace referencia a la directiva de Liberalización de Servicios de la Comisión Europea, que “deberá ser aplicada efectivamente al ámbito de las oficinas de farmacia” para aumentar la competencia, “mejorar la profesionalización de este servicio público y la eficiencia social”.

Dentro de este contexto, la OMC considera que debe haber una separación clara de las funciones del prescriptor y dispensador. En este sentido, señala que la atención farmacéutica “no debe interferir en la pauta terapéutica elaborada por el médico”, de tal forma que “se evite la confusión en el paciente y el distanciamiento en la relación médico-paciente”. El informe va más allá y sostiene que “no se puede ser juez y parte, recomendar, prescribir (otra demanda permanente desde la OF) y vender un producto donde, en virtud de lo que se venda, hay un margen comercial mayor o menor”. Se pregunta y la Administración está dispuesta “a asumir un gasto añadido por competencias a compartir por dos tipos de profesionales”.

Apoyo a las compras centralizadas y el riesgo compartido

Por otro lado, el documento también fija su vista en el gasto farmacéutico y aboga por ajustar el copago a un máximo anual, fijado según renta y estado de salud “y no a la condición de activo o pensionista”. También apoya la búsqueda de nuevos modelos de financiación total o parcial como el riesgo compartido y la revisión de los precios de referencia “que permita establecer precios diferenciados, si existe evidencia de valor terapéutico añadido”.

También llama a la incentivación de los medicamentos genéricos y biosimilares, promoviendo “la prescripción de todo tipo de medicamentos en forma de Denominación Común Internacional”.

El informe de la OMC valora positivamente los instrumentos centralizados de adquisición de medicamentos y la introducción de términos económicos en la evaluación de los fármacos, a la manera del NICE británico.  Esta evaluación se haría comparada con los tratamientos actuales a la hora de introducir un nuevo fármaco, y se haría el seguimiento de su uso real tras la introducción en el SNS. Propone un replanteamiento competencial y marco jurídico de una nueva Agencia Nacional de Evaluación e Investigación de Tecnologías y Servicios del SNS “independiente y participada colegiadamente por los Servicios de Salud de todas las Comunidades Autónomas”.

El gasto hospitalario es otro frente abierto, y es que ha venido creciendo a pasos agigantados en la última década y no hay transparencia sobre sus datos. “Se hace imprescindible el análisis y la transparencia en la dispensación hospitalaria”. “Se desconoce realmente las características de la utilización de medicamentos en este ámbito”, explica el informe, “a pesar de que es obligatorio facilitar la información agregada y desagregada a nivel de receta y de centros hospitalarios”.

Acceda aquí al informe de la OMC