Redacción Médica
15 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 16:00
Miércoles, 13 de agosto de 2014, a las 19:46
Redacción. Madrid
La descontaminación de la habitación que ocupó el sacerdote Miguel Pajares, fallecido a causa del ébola, en el Hospital Carlos III, durará entre "cinco y seis horas", según la empresa encargada de esta tarea, cuyos empleados recibirán un curso de formación especial en materia de seguridad.

La empresa Steris Iberia será la que lleve a cabo la descontaminación de la sala de la sexta planta, última fase de los trabajos de acondicionamiento del lugar donde ha estado ingresado Miguel Pajares desde su llegada a España, el pasado jueves, hasta su muerte, ocurrida el martes.

La descontaminación de la sala permitirá su futura utilización de manera segura y garantizará que se ha limpiado cualquier vestigio que pudiera existir en ella del virus del Ébola, que tiene un alto grado de propagación, siempre a través de fluidos corporales, y ha causado hasta el momento más de un millar de muertes en todo el mundo.

La última fase de la limpieza de este lugar se llevará a cabo en apenas medio día a partir del momento en que comiencen los trabajos, lo que podría suceder "en las próximas horas", según ha declarado Julián Pons, responsable de proyectos de Steris Iberia: "Ya tenemos los planos de la sala y ahora estamos diseñando los ciclos y viendo la ubicación de los equipos y la forma de acondicionar el espacio", ha explicado Pons.

Además, ha añadido, la empresa está pendiente de que sus técnicos reciban los cursos de formación correspondientes, de acuerdo con el protocolo de seguridad que se sigue en el Hospital Carlos III a causa del virus de Ébola.

Se trata de la primera vez que esta empresa trabaja en un lugar contaminado por ébola, a pesar de que son especialistas en descontaminaciones por virus infecciosos como por ejemplo, el antrax, contra el que emplearon su tecnología cuando fue enviado en sobres a la oficina de correos de Washington (Estados Unidos).

Según los responsables de Steris Ibérica, aquel caso fue "más complejo" que éste porque trabajaron con "volúmenes más amplios" aunque emplearon la misma tecnología que van a utilizar ahora: la descontaminación ambiental por peróxido de hidrógeno vaporizado.

"Técnicamente no es un espacio difícil porque no es una sala muy grande", ha informado Julián Pons, según el cual el proceso de esta última fase de descontaminación de la habitación de Pajares "ya se ha iniciado" y los equipos ya están allí listos para comenzar a ser utilizados.

En cuanto al coste económico que tendrá este trabajo, Miguel Ángel Valleolivas, responsable de negocio de Steris Iberia, ha explicado que  la empresa mantiene "un acuerdo permanente" con el Hospital de La Paz -del que depende el Carlos III- y que el importe "no será muy elevado, el habitual -ha añadido- en esta clase de prestaciones".