Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 19:00

Así ha dicho España adiós a la amenaza del ébola

El alta de Teresa Romero, solo un mes después de dar positivo, muestra el gran trabajo de profesionales y gestores

Miércoles, 05 de noviembre de 2014, a las 19:25

Redacción. Madrid
30 días. Ese ha sido el tiempo exacto que ha necesitado España para desbaratar la alerta causada por el virus del ébola desde que se confirmó el positivo de Teresa Romero hasta que este miércoles ha recibido el alta en el Hospital Carlos III de Madrid. Casi un mes de mucha tensión y mucho trabajo para llegar al final deseado por todos: la recuperación de la salud por parte de la auxiliar de Enfermería, que contrajo la enfermedad tras atender a Manuel García Viejo, misionero fallecido por el virus el 25 de septiembre, pocos días después de su repatriación a España.

Desde la confirmación del contagio, el primero que se producía fuera del continente africano, la administración se marcó la transparencia y la rapidez en la actuación como objetivo. Una rapidez que ya se pudo comprobar el mismo 6 de octubre, cuando la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, convocó a los medios de comunicación para dar la noticia pocas horas después de que ésta estuviera ratificada. A partir de ese momento, mucho trabajo por delante que se traduce en la celebración de un Consejo Interterritorial monográfico y de urgencia sobre la enfermedad, la creación de un Comité especial para la gestión de la alerta presidido por Soraya Sáenz de Santamaría y que contaba con el asesoramiento de un equipo de expertos científicos, y la mejora del protocolo de seguridad, situándolo por encima de las exigencias de la Unión Europea (UE) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Todo esa labor, sumada al magnífico e infatigable trabajo de los más de 100 profesionales sanitarios que han compuesto el equipo del Hospital La Paz-Carlos III encargado de atender este caso y la voluntad de la propia Teresa Romero, que en su primera comparecencia tras recibir el alta ha calificado a la sanidad española como “la mejor del mundo”, han hecho posible que la sombra del ébola se aleje de nuestro país, que no quedará oficialmente liberado del virus hasta el próximo 2 de diciembre, cuando quienes han atendido a la contagiada finalicen el periodo de observación.