Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:50

Aplicar la eutanasia al perro de la auxiliar infectada se justifica en el prolongado tiempo de exposición al ébola

El caso contrasta con el de la mascota de la enfermera de Estados Unidos, que solo convivió con ella un día en la fase inicial de incubación

Miércoles, 22 de octubre de 2014, a las 18:35
Redacción. Madrid
La recomendación de practicar la eutanasia al perro de la auxiliar de Enfermería contagiada por el ébola estuvo sujeta a lógicas propias de la Salud Pública, según un informe que manejan expertos de la Administración, y al que ha tenido acceso Redacción Médica.

Aunque fue una práctica que ha contado con detractores entre las asociaciones de defensa de los animales y de una parte de la sociedad, este informe indica que el periodo que la mascota convivió con la auxiliar fue de casi dos semanas, de las cuales ocho días la paciente presentaba la carga viral alta y, por tanto, también el riesgo de contagio era elevado.

Los expertos concluyen que esta circunstancia era de por sí suficiente para recomendar la eutanasia, pero a ella se añadió además que en España no existe un centro del nivel P4 de máxima seguridad en el que haber mantenido en vigilancia al animal.

Notables diferencias con el caso de Estados Unidos

El caso de la mascota de la auxiliar española contrasta según los expertos con el de la enfermera estadounidense infectada también por este virus, cuyo perro no ha sido sacrificado porque habría podido tener contacto con la enfermera en la fase de incubación de la enfermedad un sólo día,  cuando la carga viral es muy baja.