Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 14:55

El informe de la Subcomisión de Sanidad se votará finalmente en febrero

UPyD se ha desmarcado del ambiente conciliador en la sesión de este miércoles anunciando su futuro voto negativo

Miércoles, 18 de diciembre de 2013, a las 17:52
María Márquez / Imagen: Miguel Ángel Escobar. Madrid
Se vislumbra un cambio de talante entre los portavoces parlamentarios de la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales del Congreso. La sesión monográfica de este miércoles, dedicada al dictamen de la Subcomisión del Pacto (finalizada el 27 de noviembre), ha contado con intervenciones mucho más dialogantes y conciliadoras que las de estos últimos meses. Con el fin de analizar más detenidamente el documento sobre las propuestas para mejorar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud, se ha aprobado por unanimidad postergar el debate y la votación del dictamen a la próxima sesión, en febrero de 2014.

Mesa presidencial de la Comisión de Sanidad y Servicios Sociales, liderada por Mario Mingo. Le acompañan, José María Alonso, secretario primero; Antonio Román, vicepresidente primero; Luis de la Peña, letrado; Soledad Pérez, vicepresidenta segunda; Guillem García, secretario segundo (dcha).


Esa mayor disponibilidad al acuerdo y al diálogo se ha puesto de manifiesto desde los primeros minutos de la sesión, cuando ha intervenido el portavoz del Grupo Popular, Rubén Moreno, quien ha entonado el ‘mea culpa’ por el escaso tiempo “para valorar” el documento que han tenido los portavoces desde el cierre de la Subcomisión, el pasado 27 de noviembre. Moreno ha admitido que el documento final “es bastante distinto” al salido de la Subcomisión, pues se han integrado todas las propuestas “algunas literalmente”. Para él, no se trata “propiamente de un pacto” ni de un “dictamen de grupo”, pero ha entendido la petición de los portavoces de examinar más exhaustivamente las propuestas.

Las portavoces de Grupo Vasco y CiU, Isabel Sánchez y Conxita Tarruella respectivamente, han solicitado el aplazamiento de la votación a la próxima sesión de la Comisión, demanda a la que también se ha sumado el portavoz socialista, José Martínez Olmos. Tarruella ha instado a sus compañeros a luchar por “un pacto de verdad” tras la reflexión más detenida de las propuestas.

Desde el Grupo Socialista, Martínez Olmos ha confirmado que su formación quiere “intentar llegar al acuerdo” para atender a las demandas de profesionales sanitarios y el resto de agentes del sector. “El pacto es una utopía, pero hay que darle el mayor realismo posible”, ha apuntado. Y si no se alcanza el consenso ha advertido de que será necesario “transmitir a la sociedad los motivos del desacuerdo”.

Llamazares no ve tan claro que se puedan aunar posturas

El portavoz de Izquierda Plural, Gaspar Llamazares, no ha sido tan optimista como el resto de miembros de la Comisión a la hora de esperar que el acuerdo de todos los grupos fructifique en febrero. Llamazares ha echado la vista atrás para asegurar que “no hay diálogo ni acuerdo” y que “la separación” entre las diferentes posturas políticas es patente. “Estamos enfrentados, con un nivel de desacuerdo similar al de los inicios del Sistema Nacional de Salud”, ha lamentado. En esta línea, ha resaltado que “un sumatorio de propuestas no significa un Pacto” y que mantendrá el voto particular por “diferencias de fondo y forma” con respecto a la propuesta derivada de la Subcomisión.

UPyD, la nota discordante

Sorpresa ante el anuncio de Toni Cantó, portavoz de UPyD, sobre su “voto negativo” al documento. Cantó no ha entrado a valorar la necesidad de aplazar o no la votación, pero ha extrañado al resto de portavoces que, después de permanecer hasta el último día en la Subcomisión (junto al PP) y haber valorado positivamente las 27 propuestas del dictamen, tal y como informó Redacción Médica, haya expresado su rechazo.

En primer término, los portavoces del PP y UPyD, Rubén Moreno y Toni Cantó, respectivamente. A continuación, el portavoz socialista, José Martínez Olmos, charla con el presidente de la Comisión, Mario Mingo, antes del comienzo de la sesión.